Emily Dickinson

.
    Información biográfica

  1. La esperanza es algo con plumas (Traducción de Ernestina Champourcín y Juan José Domenchina)


Información biográfica

    Nombre: Emily Elizabeth Dickinson
    Lugar y fecha nacimiento: Amherst, Massachusetts (Estados Unidos), 10 de diciembre de 1830
    Lugar y fecha defunción: Amherst, Massachusetts (Estados Unidos), 15 de mayo de 1886 (55 años)
    Ocupación: Escritora, poeta

    Fuente: [Emily Dickinson] en Wikipedia.org
Arriba

    La esperanza es algo con plumas
      (Traducción de Ernestina Champourcín y Juan José Domenchina)

      La esperanza es algo con plumas
      Que se posa en el alma
      Y canta su canción sin palabras
      Y nunca se interrumpe.

      Y suena más dulcemente
      En medio del vendaval.
      Terrible será -atroz-
      La tormenta capaz
      De enmudecer al pájaro
      Que a tantos dio calor.

      Lo escuché en las tierras más frías
      Y en el más proceloso mar.
      Pero nunca, en ningún caso,
      Me pidió nada, jamás.
    Arriba

Beatriz de Día

.
    Información biográfica

  1. Ahora deberé cantar de lo que no querría (Trad.)
  2. De alegría y juventud me sacio (Trad.)
  3. He estado muy angustiada (Trad.)
  4. La alegría cortés me da felicidad (Trad.)


Información biográfica
    Nombre: Beatriz de Día
    Lugar y fecha nacimiento: Fin Siglo XII, Drome, Francia
    Lugar y fecha defunción: Mediados del Siglo XIII, Francia
    Ocupación: Poeta, música, trovadora
    Movimiento: Edad media, amor cortés
Fue una de las poetas aristócratas de la época, que amenizaban la vida en las cortes de Francia, Italia y Cataluña, componiendo música y poesía hablando del "Amor cortés".

Beatriz de Dia nació en torno al 1140. Algunas fuentes la indican como la hija del Conde Isoardo II de Día, mientras que otras consideran que nació en el seno del delfinado de Viennois, siendo hija así de Guiges IV. Si esta segunda teoría es cierta, el título de Condesa de Dia lo habría adoptado tras casarse con Guillermo I de Poitiers, que tenía posesiones en dicho condado.

Beatriz de Día es más conocida como la Condesa de Día y, aunque las fuentes son escasas, podemos llegar a su vida a través de una vita: "La Condesa de Día fue mujer de Guillermo de Poitiers, una señora bella y buena. Y se enamoró de Rimbaud de Orange, e hizo sobre él muchas bellas canciones".

A partir de este texto, se ha concluido que fue una trovadora casada con Guillermo de Poitiers pero muy enamorada del trovador Rimbaud de Orange.

De su obra sólo se conservan cuantros composiciones líricas y una tensión (dialogo amoroso en verso). Sus manuscritos, poemas y canciones circularon por toda Francia y norte de Italia, por lo que se presupone que fue una trovadora muy famosa y conocida en su tiempo.

Fuente: [Beatriz de Día] en Wikipedia.org

Arriba

    Ahora deberé cantar de lo que no querría
      (Trad.)

      Ahora deberé cantar de lo que no querría,
      Tanto me lamento del que no soy amiga,
      Pues le amo más que a cualquier cosa en el mundo
      Pero no valen ante él ni la piedad ni la cortesía
      Ni mi belleza ni mi valor ni mi juicio,
      Porque soy engañada y traicionada
      Como sucedería si fuera poco agraciada.
      Me conforto pensando que jamás y de ningún modo
      Cometería equívoco hacia vos, amigo,
      Sino que os amo más de lo que Segui amó a Valensa,
      Y me agrada venceros en amor,
      Amigo mío, porque sois el mejor;
      Sois orgulloso conmigo en las palabras y en los modos,
      Mientras que os mostráis amables con todos.
      Me sorprende como hacia mí vuestro corazón se muestra duro,
      Amigo, por lo que tengo razón para dolerme;
      No es justo en absoluto que otro amor os aparte de mí,
      Sea lo que sea lo que os diga o conceda;
      ¡Y recordad cuál fue el inicio de nuestro amor!
      El Señor Dios no quiera
      Que sea mía la culpa de la separación.
      La noble virtud que habita en vuestro corazón
      Y el alto valor que poseéis me intimidan,
      Pues no conozco dama cercana o lejana,
      Que, dispuesta a amar, no sea atraída por vos.
      Pero vos, amigo, tenéis tanto juicio
      Que bien debéis conocer la más perfecta;
      Y acordaos de vuestro pacto.
      Deben ayudarme mérito y nobleza
      Y la belleza y aún más la sinceridad de ánimo,
      Por ello os mando allá donde moráis
      Esta canción, que sea mi mensajera;
      Y quiero saber, mi gentil y bello amigo,
      Por qué sois tan altanero y cruel conmigo:
      No sé si por orgullo o mal talante.
      Más aún quiero que os diga el mensajero:
      Por demasiado orgullo mucha gente ha sufrido gran daño.
    Arriba

    De alegría y juventud me sacio
      (Trad.)

      De alegría y juventud me sacio
      Y alegría y juventud me sacian
      Porque mi amigo es el más alegre,
      Por lo que yo soy graciosa y alegre;
      Y ya con él soy sincera,
      Bien pretendo que conmigo sea sincero,
      Que nunca de amarlo me abstengo,
      Ni corazón para hacerlo.
      Mucho me place, desde que sé que es el
      Más valiente
      Aquel que más deseo que me posea,
      Y ruego a Dios que le dé felicidad
      A aquel que primero lo trajo hacia mí;
      Y no crea a ninguno de los que
      Le censuran
      Salvo a quien le advierte
      Que se recibe a medida
      De lo que se ha hecho.
      Una dama que mire el buen valor,
      Bien debe poner su intención
      En un caballero valiente y cortés
      Desde que conoce su valor;
      Y que ose amarle abiertamente:
      Porque de una dama que ama sin
      Esconderse los valerosos y los valientes
      No dirán más que bien.
      Yo he escogido un hombre valioso y cortés
      Cuyo valor mejora y aumenta,
      Generoso, recto y prudente, que tiene juicio y sensatez.
      Le ruego que me crea,
      Y que nadie pueda hacerle creer
      Que yo he cometido jamás falta hacia él;
      Y no encuentro en él ningún defecto.
      Amigo, vuestro valor
      Los valientes y los valerosos conocen,
      Por eso yo os suplico darme,
      Si os agrada, vuestra protección.
    Arriba

    He estado muy angustiada
      (Trad.)

      He estado muy angustiada
      Por un caballero que he tenido
      Y quiero que por siempre sea sabido
      Cómo le he amado sin medida;
      Ahora comprendo que yo me he engañado,
      Porque no le he dado mi amor,
      Por eso he vivido en el error
      Tanto en el lecho como vestida.

      Cómo querría una tarde tener
      A mi caballero, desnudo, entre los brazos,
      Y que él se considerase feliz
      Con que sólo le hiciese de almohada;
      Lo que me deja más encantada
      Que Floris de Blancaflor:
      Yo le dono mi corazón y mi amor,
      Mi razón, mis ojos y mi vida.

      Bello amigo, amable y bueno
      ¿Cuándo os tendré en mi poder?
      ¡Podría yacer a vuestro lado un atardecer
      Y podría daros un beso apasionado!
      Sabed que tendría gran deseo
      De teneros en lugar del marido,
      Con la condición de que me concedierais
      Hacer todo lo que yo quisiera.
    Arriba

    La alegría cortés me da felicidad
      (Trad.)

      La alegría cortés me da felicidad,
      Por ella canto más gozosamente
      Y no me produce pesar
      Ni me cusa ninguna preocupación
      Saber que quieren mi mal
      Los falsos y los envidiosos,
      Y sus palabras malévolas no me atemorizan:
      Al contrario, soy dos veces más dichosa.
      No tienen de mí atención alguna
      Los envidiosos maledicientes,
      Porque ninguno que esté de acuerdo con ellos
      Puede ser honrado;
      Ellos se parecen
      A la nube que se expande,
      Por la que el sol pierde sus rayos;
      Yo no amo a la gente villana.
      Y vosotros, celosos maledicientes, no creáis que yo estoy dudosa,
      O que la alegría y la juventud me desagradan,
      Por el hecho de que el alma os debilite.
    Arriba

Victorina Bridoux

.
    Información biográfica

  1. Lo adivinaste, soy mariposa
  2. Quiero partir
  3. Y siempre, siempre aquí, llevo esculpida


Información biográfica
    Nombre: Victorina Bridoux y Mazzini de Domínguez
    Lugar y fecha nacimiento: Manchester, Inglaterra, 9 de abril de 1835
    Lugar y fecha defunción: Santa Cruz de Tenerife, España, 1862 (27 años)
    Ocupación: Escritora, novelista, poeta
    Movimiento: Romanticismo
Tras quedar huérfana a los tres años, llegó a Cádiz, España, junto con su madre Ángela Mazzini, procedentes de Inglaterra. Llegó a Tenerife con su madre a sus 20 años y, al poco de llegar, ya publicó poemas en varios periódicos canarios.

Se casó joven y tuvo cuatro hijos. A su precoz muerte por fiebre amarilla a los 27 años, dejó un libro publicado y varias novelas por publicar.

Su esposo le hizo un homenaje publicando de forma póstuma su obra en dos volúmenes titulados "Lágrimas y flores" (1963).

Arriba

    Lo adivinaste: soy mariposa
      Lo adivinaste: soy mariposa
      De blancas alas como el armiño:
      Por mí se muestra bella la rosa,
      Por mí suspira travieso el niño.
      Siempre entre flores paso la vida,
      En sus corolas tengo mi lecho:
      Si me persigue mano atrevida,
      Tenue me alejo por su despecho.
    Arriba

    Quiero Partir
      Yo siento un malestar indefinible,
      El aire que respiro me sofoca...
      Hay una cuerda al corazón sensible,
      ¡Y al sentirla vibrar me vuelvo loca!

      Es un anhelo sin color, sin nombre,
      Es la vana inquietud de un pensamiento;
      ¡Mas comprender jamás pudiera el hombre
      Toda la angustia que en mi pecho siento!

      Al contemplar el mar, que gime en calma,
      Tiendo mis brazos con dolor profundo,
      ¡Y se desmaya de pesar el alma
      Por buscar algo que perdió en el mundo!

      ¡Yo quisiera volar, volar ligera!,
      Dejar montes atrás, islas, vergeles,
      Y divisar lejana otra ribera,
      Cual blondo canastillo de claveles...

      Y gritar desde el mar: ¡oh, patria mía!
      ¡Bella sirena de nevado manto,
      Náyade de sin par melancolía,
      Oh, Cádiz de mi amor, oye mi canto!

      A ti se tornan mis cansados ojos,
      A ti se marcha mi fugaz suspiro,
      Por ti lamento sin cesar enojos,
      Por volverte a mirar, triste deliro.

      Y es preciso partir, es necesario:
      El viajero retorna a sus lugares;
      El peregrino busca el santuario
      Y yo por verte cruzaré los mares.

      Yo, cual las aves de sentido canto,
      He llorado al cantar males de ausencia,
      Y al derramar mi dolorido llanto,
      Sentí debilitarse mi existencia...

      Mas ya cantar no sé; la golondrina
      Quiere tornar a su lejano nido,
      Y el ave, que viajaba peregrina,
      Quiere buscar lo que miró perdido...

      ¡Dejadme, por favor, harto he cantado!
      ¡Basta de flores, de ilusión, de galas!;
      Mi canto en estos montes he grabado,
      ¡Dejadme entonces desplegar mis alas!
    Arriba

    Vivir y morir
      Vivir con el pensamiento
      Entre imágenes soñadas,
      Viendo deslizar doradas
      Las horas del existir,
      Sin que ofrezca la memoria
      Una creencia perdida
      Ni una esperanza mentida:
      Eso se llama vivir.

      Pero escuchar lentamente
      Las horas de la existencia,
      Con helada indiferencia
      En monótono latir;
      Y, aunque el tumulto sofoque,
      Ver el mundo despoblado,
      De placeres despojado,
      Eso se llama morir.
    Arriba

    Y siempre, siempre aquí, llevo esculpida
      Y siempre, siempre aquí, llevo esculpida
      La extraña nota de misterios llena
      ¡Formando parte de mi misma vida!
      ¡Formando parte de mi misma pena!

      Por eso cuando exhalo mi lamento,
      O cuando pulso mi doliente lira,
      Hay dos ecos de amor en un acento
      Y dos suspiros si mi amor suspira.

      ¿Será el presagio de temprana muerte?
      ¿Será el sollozo de mi triste anhelo?
      ¿Será anatema de contraria suerte?
      ¿Será la voz que me reclama al Cielo?

      Definirlo no sé, sólo comprendo
      Que mi existencia su misterio adora,
      Que me asombra esa voz que yo no entiendo
      Y el alma mía de tristeza llora.
    Arriba

Manuel Machado

.
    Información biográfica

  1. Adelfos
  2. Ars Moriendi
  3. Cantares
  4. Castilla
  5. Dolientes madrigales
  6. El jardín gris
  7. El jardín negro
  8. El poeta de "Adelfos" dice al fin
  9. El príncipe
  10. Eleusis
  11. Encajes
  12. Fantasía de Puck
  13. Felipe IV
  14. Figulinas
  15. Gerineldos, el paje
  16. La copla
  17. La copla andaluza
  18. La corte
  19. Lirio
  20. Los días sin sol
  21. Mariposa negra
  22. Melancolía
  23. Morir, dormir
  24. Nessun maggior dolore
  25. Oasis
  26. Ocaso
  27. Oliveretto de Fermo del tiempo de los Médicis
  28. Oriente
  29. Otoño
  30. Regreso
  31. Retablo (o Glosa de Berceo)


Información biográfica
    Nombre: Manuel Machado
    Lugar y fecha nacimiento: Sevilla, 29 de agosto de 1874
    Lugar y fecha defunción: Madrid, 19 de enero de 1947 (72 años)
    Ocupación: Escritor, dramaturgo, poeta
    Movimiento: Modernismo
Fue el hermano mayor de Antonio Machado. Continuó en algunos aspectos la tarea de su padre como divulgador y renovador del folclore popular y el "cante hondo". Influido por Paul Verlaine y Rubén Darío, su verso aparece ingenioso, ágil y expresivo, con huellas del parnasianismo y los poetas malditos franceses.

Fuente: [Manuel Machado] en Wikipedia.org

Arriba

    Adelfos
      A Miguel de Unamuno.

      Yo soy como las gentes que a mi tierra vinieron
      Soy de la raza mora, vieja amiga del Sol,
      Que todo lo ganaron y todo lo perdieron.
      Tengo el alma de nardo del árabe español.

      Mi voluntad se ha muerto una noche de luna
      En que era muy hermoso no pensar ni querer...
      Mi ideal es tenderme, sin ilusión ninguna...
      De cuando en cuando, un beso y un nombre de mujer.

      En mi alma, hermana de la tarde, no hay contornos...;
      Y la rosa simbólica de mi única pasión
      Es una flor que nace en tierras ignoradas
      Y que no tiene aroma, ni forma, ni color.

      Besos, ¡pero no darlos! Gloria.... ¡la que me deben!
      ¡Que todo como un aura se venga para mí!
      ¡Que las olas me traigan y las olas me lleven,
      Y que jamás me obliguen el camino a elegir!

      ¡Ambición! No la tengo. ¡Amor! No lo he sentido.
      No ardí nunca en un fuego de fe ni gratitud.
      Un vago afán de arte tuve... Ya lo he perdido.
      Ni el vicio me seduce ni adoro la virtud.

      De mi alta aristocracia dudar jamás se pudo.
      No se ganan, se heredan, elegancia y blasón...
      Pero el lema de casa, el mote del escudo,
      Es una nube vaga que eclipsa un vano sol.

      Nada os pido. Ni os amo ni os odio. Con dejarme,
      Lo que hago por vosotros, hacer podéis por mí...
      ¡Que la vida se tome la pena de matarme,
      Ya que yo no me tomo la pena de vivir!...

      Mi voluntad se ha muerto una noche de luna
      En que era muy hermoso no pensar ni querer...
      De cuando en cuando un beso, sin ilusión ninguna.
      ¡El beso generoso que no he de devolver!
    Arriba

    Ars Moriendi
      I

      Morir es... Una flor hay, en el sueño
      Que, al despertar, no está ya en nuestras manos,
      De aromas y colores imposibles...
      Y un día sin aurora la cortamos.

      II

      Dichoso es el que olvida
      El porqué del viaje
      Y, en la estrella, en la flor, en el celaje,
      Deja su alma prendida.

      III

      Y yo había dicho: "¡Vive!"
      Es decir: ama y besa,
      Escucha, mira, toca,
      Embriágate y sueña...

      Y ahora suspiro: "¡Muérete!"
      Es decir: calla, ciega,
      Abstente, para, olvida,
      Resígnate... y espera.

      IV

      Era un agua que se secó,
      Un aroma que se esfumó,
      Una lumbre que se apagó...

      Y ya es sólo la aridez,
      La insipidez,
      La hez...

      V

      La Vida se aparece como un sueño
      En nuestra infancia... Luego despertamos
      A verla, y caminamos
      El encanto buscándole risueño
      Que primero soñamos;
      ... y, como no lo hallamos,
      Buscándolo seguimos,
      Hasta que para siempre nos dormimos.

      VI

      ¡Y Ella viene siempre! Desde que nacemos,
      Su paso, lejano o próximo, huella
      El mismo sendero por donde corremos
      Hasta dar con Ella.

      VII

      Lleno estoy de sospechas de verdades
      Que no me sirven ya para la vida,
      Pero que me preparan dulcemente
      A bien morir...

      VIII

      Mi pensamiento, como un sol ardiente,
      Ha cegado mi espíritu y secado
      Mi corazón...

      IX

      El cuerpo joven, pero el alma helada,
      Sé que voy a morir, porque no amo
      Ya nada.
    Arriba

    Cantares
      Vino, sentimiento, guitarra y poesía,
      Hacen los cantares de la patria mía...
      Cantares...
      Quien dice cantares, dice Andalucía.

      A la sombra fresca de la vieja parra,
      Un mozo moreno rasguea la guitarra...
      Cantares...
      Algo que acaricia y algo que desgarra.

      La prima que canta y el bordón que llora...
      Y el tiempo callado se va hora tras hora.
      Cantares...
      Son dejos fatales de la raza mora.

      No importa la vida, que ya está perdida.
      Y, después de todo, ¿qué es eso, la vida?...

      Cantares...
      Cantando la pena, la pena se olvida.

      Madre, pena, suerte; pena, madre, muerte;
      Ojos negros, negros, y negra la suerte.
      Cantares...
      En ellos, el alma del alma se vierte.

      Cantares. Cantares de la patria mía...
      Cantares son sólo los de Andalucía.
      Cantares...
      No tiene más notas la guitarra mía.
    Arriba

    Castilla
      A Manuel Reina, gran poeta.

      El ciego sol se estrella
      En las duras aristas de las armas,
      Llaga de luz los petos y espaldares
      Y flamea en las puntas de las lanzas.

      El ciego sol, la sed y la fatiga.
      Por la terrible estepa castellana,
      Al destierro, con doce de los suyos,
      Polvo, sudor y hierro el Cid cabalga.

      Cerrado está el mesón a piedra y lodo...
      Nadie responde. Al pomo de la espada
      Y al cuento de las picas, el postigo
      Va a ceder... ¡Quema el sol, el aire abrasa!

      A los terribles golpes,
      De eco ronco, una voz pura, de plata
      Y de cristal, responde... Hay una niña
      Muy débil y muy blanca,
      En el umbral. Es toda
      Ojos azules; y en los ojos, lágrimas.
      Oro pálido nimba
      Su carita curiosa y asustada.

      "¡Buen Cid! Pasad... El rey nos dará muerte,
      Arruinará la casa
      Y sembrará de sal el pobre campo
      Que mi padre trabaja...
      Idos. El Cielo os colme de venturas...
      En nuestro mal, ¡oh Cid!, no ganáis nada".

      Calla la niña y llora sin gemido...
      Un sollozo infantil cruza la escuadra
      De feroces guerreros,
      Y una voz inflexible grita: "¡En marcha!"

      El ciego sol, la sed y la fatiga.
      Por la terrible estepa castellana,
      Al destierro, con doce de los suyos
      Polvo, sudor y hierro, el Cid cabalga.
    Arriba

    Dolientes madrigales
      I

      Por una de esas raras reflexiones
      De la luz, que los físicos
      Explicarán llenando
      De fórmulas un libro...
      Mirándome las manos
      Como hacen los enfermeros de continuo
      Veo en la faceta de un diamante, en una
      Faceta del diamante de mi anillo,
      Reflejarse tu cara, mientras piensas
      Que divago o medito
      O sueño... He descubierto,
      Por azar, este medio tan sencillo
      De verte y ver tu corazón, que es otro
      Diamante puro y limpio.
      Cuando me muera, déjame
      En el dedo este anillo.

      II

      Estoy muy mal... Sonrío
      Porque el desprecio del dolor me asiste,
      Porque aún miro lo bello en torno mío
      Y... por lo triste que es el estar triste.
      Pero ya la fontana
      Del sentimiento mana
      Tan lenta y silenciosa, que su canto,
      Sonoro, otrora, como risa, es llanto.

      III

      Guardo, entre mis tesoros de cordura,
      La nostalgia febril de la locura,
      Como gaje de ayer... para un mañana
      Que no ha de venir ya.

      Mustia flor, que me recuerda la lozana
      Primavera y la risa entre la grana
      De los labios... Fontana de ternura
      Que se ha secado ya.

      Y así, no es en mí el canto, sino el cuento
      Que "ayer" nos da tan solo el argumento;
      Y la canción es cosa para el día,
      Que ha declinado ya.

      Ha llenado la noche el alma mía
      Y la sombra ha ahuyentado a la poesía...
      Porque ya el día suspirado siento
      Que no amanecerá.
    Arriba

    El jardín gris
      A Francisco Villaespesa.

      ¡Jardín sin jardinero!
      ¡Viejo jardín,
      Viejo jardín sin alma,
      Jardín muerto! Tus árboles
      No agita el viento. En el estanque, el agua
      Yace podrida. ¡Ni una onda! El pájaro
      No se posa en tus ramas.
      La verdinegra sombra
      De tus hiedras contrasta
      Con la triste blancura
      De tus veredas áridas...

      ¡Jardín, jardín! ¿Qué tienes?
      ¡Tu soledad es tanta,
      Que no deja poesía a tu tristeza!
      ¡Llegando a ti, se muere la mirada!
      Cementerio sin tumbas...
      Ni una voz, ni recuerdos, ni esperanza.
      ¡Jardín sin jardinero!
      ¡Viejo jardín,
      Viejo jardín sin alma!
    Arriba

    El jardín negro
      Es noche. La inmensa
      Palabra es silencio...
      Hay entre los árboles
      Un grave misterio...
      El sonido duerme,
      El color se ha muerto.
      La fuente está loca,
      Y mudo está el eco.

      ¿Te acuerdas?... En vano
      Quisimos saberlo...
      ¡Qué raro! ¡Qué oscuro!
      ¡Aún crispa mis nervios,
      Pasando ahora mismo
      Tan solo el recuerdo,
      Como si rozado
      Me hubiera un momento
      El ala peluda
      De horrible murciélago!...
      Ven, ¡mi amada! Inclina
      Tu frente en mi pecho;
      Cerremos los ojos;
      No oigamos, callemos...
      ¡Como dos chiquillos
      Que tiemblan de miedo!

      La luna aparece,
      Las nubes rompiendo...
      La luna y la estatua
      Se dan un gran beso.
    Arriba

    El poeta de "Adelfos" dice al fin
      Ya el pobre corazón eligió su camino.
      Ya a los vientos no oscila, ya a las olas no cede,
      Al azar no suspira, ni se entrega al Destino...
      Ahora sabe querer, y quiere lo que puede.
      Renunció al imposible y al sin querer divino.
    Arriba

    El príncipe
      Siete soles forman
      El solio del príncipe
      De los siete soles.

      Su cetro de oro
      Es un haz de llamas
      De mil arreboles.

      Su rostro, que nadie
      Miró porque ciega,
      Las nubes esconden.

      Su imperio, los mundos,
      Él todo lo puede,
      Todo lo conoce...

      Y en sus ojos, cuyo
      Mirar mata, brillan
      ¡Todos los dolores!
    Arriba

    Eleusis
      A Miguel Sawa.

      Se perdió en las vagas
      Selvas de un ensueño,
      Y sólo de espaldas
      La vi desde lejos...
      Como una caricia
      Dorada, el cabello,
      Tendido, sus hombros
      Cubría. Y, al verlo,
      Siguióla mi alma
      Y fuese muy lejos,
      Dejándome solo,
      No sé si dormido o despierto.

      Se fue hasta el castillo
      Del burgrave fiero,
      Que está en la alta roca:
      Los puentes cayeron
      Y se despertaron
      Los sones del hierro.
      Pasamos... Mi alma,
      Tras ella corriendo,
      Dejándome solo,
      No sé si dormido o despierto.

      Se fue hasta las verdes
      Llanuras de Jonia; y el templo
      Cruzó de Partenes.
      Del mármol eterno
      Dejó las regiones...
      Y se fue más lejos
      Con mi alma, dejándome solo,
      No sé si dormido o despierto.

      Oro y negras piedras,
      Y muros inmensos,
      Y tumbas enormes
      Sepulcro de un pueblo
      Que mira hacia Oriente
      Con sus ojos muertos.
      Siguió... Y arrastraba
      Mi alma más lejos,
      Dejándome solo,
      No sé si dormido o despierto.

      Siguió; entre menhires
      Pasamos y horrendos
      Despojos de fieras...
      Siguió; y a lo lejos,
      Perdióse en las selvas
      Oscuras del sueño
      Dejándome solo,
      No sé si dormido o despierto.
    Arriba

    Encajes
      Alma son de mis cantares,
      Tus hechizos...
      Besos, besos
      A millares. Y en tus rizos,
      Besos, besos a millares.
      ¡Siempre amores! ¡Nunca amor!

      Los placeres
      Van de prisa:
      Una risa
      Y otra risa,
      Y mil nombres de mujeres,
      Y mil hojas de jazmín
      Desgranadas
      Y ligeras...
      Y son copas no apuradas,
      Y miradas
      Pasajeras,
      Que desfloran nada más.

      Desnudeces,
      Hermosuras,
      Carne tibia y morbideces,
      Elegancias y locuras...

      No me quieras, no me esperes...
      ¡No hay amor en los placeres!
      ¡No hay placer en el amor!
    Arriba

    Fantasía de Puck
      A Silvio Rebello.

      El hada pequeñita
      De las piedras preciosas
      Que vive en un coral
      Busca al gnomo que habita
      La corteza rugosa
      De un antiguo nogal.

      Y, juntos, de la mano
      Para hacer travesuras,
      Aquella noche van,
      Como hermana y hermano,
      Por las sendas oscuras
      De la selva ideal...

      Detrás va su cortejo
      De dudas y sospechas...
      Y una marcha triunfal
      Saluda al crimen, viejo
      Que ruge y canta endechas
      Con su voz de puñal.

      Van los presentimientos
      Junto a las intenciones...
      Con los recuerdos van
      Los malos pensamientos,
      Las locas tentaciones
      Ahogadas al brotar.

      Todo lo que hay de sueños
      De otra vida perdido;
      Lo que pasó o vendrá.
      Vagas curvas de ensueños:
      Lo que casi no ha sido...,
      Lo que tal vez será...

      Va, callado, cruzando
      El cortejo discreto
      Por la selva ideal...
      ¡Viene el día temblando...;
      Va a romper el secreto
      La aurora al despuntar!...

      Mas sólo vio, al mostrarse,
      Una burbuja sobre
      Las olas del mar...
      Y una cara borrarse
      En la corteza pobre
      Del antiguo nogal.
    Arriba

    Felipe IV
      A Antonio de Zayas.

      Nadie más cortesano ni pulido
      Que nuestro Rey Felipe, que Dios guarde,
      Siempre de negro hasta los pies vestido.

      Es pálida su tez como la tarde,
      Cansado el oro de su pelo undoso,
      Y de sus ojos, el azul, cobarde.

      Sobre su augusto pecho generoso,
      Ni joyeles perturban ni cadenas
      El negro terciopelo silencioso.

      Y, en vez de cetro real, sostiene apenas
      Con desmayo galán un guante de ante
      La blanca mano de azuladas venas.
    Arriba

    Figulinas
      A Jacinto Benavente.

      ¡Qué bonita es la princesa!
      ¡Qué traviesa!
      ¡Qué bonita!
      ¡La princesa pequeñita
      De los cuadros de Watteau!

      ¡Yo la miro, yo la admiro,
      Yo la adoro!
      Si suspira, yo suspiro;
      Si ella llora, también lloro;
      Si ella ríe, río yo.

      Cuando alegre la contemplo,
      Como ahora, me sonríe...
      Y otras veces su mirada
      En los aires se deslíe,
      Pensativa...

      ¡Si parece que está viva
      La princesa de Watteau!

      Al pasar la vista hiere,
      Elegante,
      Y ha de amarla quien la viere.

      Yo adivino en su semblante
      Que ella goza, goza y quiere,
      Vive y ama, sufre y muere...
      ¡Como yo!
    Arriba

    Gerineldos, el paje
      Del color del lirio tiene Gerineldos
      Dos grandes ojeras;
      Del color del lirio, que dicen locuras
      De amor de la reina.

      Al llegar la tarde,
      Pobre pajecillo,
      Con labios de rosa,
      Con ojos de idilio;
      Al llegar la noche,
      Junto a los macizos
      De arrayanes, vaga,
      Cerca del castillo.

      Cerca del castillo,
      Vagar vagamente
      La reina le ha visto.
      De sedas cubierto,
      Sin armas al cinto,
      Con alma de nardo,
      Con talle de lirio.
    Arriba

    La copla
      Hasta que el pueblo las canta,
      Las coplas, coplas no son,
      Y cuando las canta el pueblo,
      Ya nadie sabe el autor.

      Tal es la gloria, Guillén,
      De los que escriben cantares:
      Oír decir a la gente
      Que no los ha escrito nadie.

      Procura tú que tus coplas
      Vayan al pueblo a parar,
      Aunque dejen de ser tuyas
      Para ser de los demás.

      Que, al fundir el corazón
      En el alma popular,
      Lo que se pierde de nombre
      Se gana de eternidad.
    Arriba

    La copla andaluza
      Del placer que irrita,
      Y el amor, que ciega,
      Escuchad la canción, que recoge
      La noche morena.

      La noche sultana,
      La noche andaluza,
      Que estremece la tierra y la carne
      De aroma y lujuria.

      Bajo el plenilunio,
      Como lagrimones,
      Como goterones, sus cálidas notas
      Llueven los bordones.

      Son melancolía
      Sonora, son ayes
      De las otras cuerdas heridas, punzadas,
      Las notas vibrantes.

      Y en el aire, húmedo
      De aroma y lujuria,
      Levanta su vuelo -paloma rafeña-
      La copla andaluza.

      Dice de ojos negros
      Y de rojos labios,
      De venganza, de olvido, de ausencia,
      De amor y de engaño...

      Y de desengaño.
      De males y bienes,
      De esperanza, de celos... de cosas
      De hombres y mujeres.

      Y brota en los labios
      Soberbia y sencilla,
      Como brotan el agua en la fuente,
      La sangre en la herida.

      Y allá va en la noche,
      Paloma rafeña,
      A decir la verdad a lo lejos,
      Triste, clara y bella.

      Del placer, que irrita,
      Y el amor, que ciega,
      Escuchad la canción, que recoge
      La noche morena.
    Arriba

    La corte
      A Jean Moreas.

      El conde, orgullo y gloria, las damas galantea
      Y a los nobles zahiere madrigal y epigrama,
      Cuando un paje, de lejos y por señas, le llama.
      No lleva el paje escudo ni señorial librea.

      "Venid -le dice quedo- seguidme... ¡a donde sea!
      Sólo deciros puedo que es hermosa la dama...
      Mas a oscuras el sitio está donde se os llama,
      Y aún quiere que el camino desconocido os sea".

      Duda un momento el conde, y recela, no en vano,
      Que siniestra emboscada aceche sus arrojos...
      Mas, aferrando al cinto los dorados puñales,

      Al paje, que sonríe resuelto da la mano...
      Y el pajecillo rubio pone sobre sus ojos
      Un pañuelo bordado con las armas reales.
    Arriba

    Lirio
      Casi todo alma,
      Vaga Gerineldos
      Por esos jardines
      Del rey, a lo lejos,
      Junto a los macizos
      De arrayanes...
      Besos
      De la reina dicen
      Los morados cercos
      De sus ojos mustios,
      Dos idilios muertos.
      Casi todo alma,
      Se pierde en silencio,
      Por el laberinto
      De arrayanes... ¡Besos!
      Solo, solo, solo,
      Lejos, lejos, lejos...
      Como una humareda,
      Como un pensamiento...
      Como esa persona
      Extraña que vemos
      Cruzar por las calles
      Oscuras de un sueño.
    Arriba

    Los días sin sol
      A M. Leo Rouanet.

      El lobo blanco del invierno,
      El lobo blanco viene,
      Con los feroces ojos inyectados
      En sangre helada, fijos y crueles.
      ¡Maldito lobo invierno, que te llevas
      Los viejos y los débiles!

      ¡Reunámonos, que todos
      Tengan una familia,
      Un libro y fuego alegre!

      Y mientras, fuera, el hacha
      El tronco seco hiende,
      Que será rojo en el hogar, cerremos
      La puerta y el balcón... ¡Dios no nos quiere!

      ¡Tregua! Seamos amigos...
      La tibia paz entre nosotros reine
      En torno de la lámpara, que esparce
      La tranquila poesía del presente.

      Y tú, mi amada, cuyos rojos labios
      Son ya la sola flor, dámelos, ¡quiéreme!...

      ¡Que el lobo blanco del invierno
      El lobo blanco viene!
    Arriba

    Mariposa negra
      A Rubén Darío.

      La hora cárdena... La tarde
      Los velos se va quitando...
      El velo de oro..., el de plata.
      La hora cárdena...
      "Aún es temprano".
      "Nada veo sino el polvo
      Del camino..."
      "Aún es temprano".

      "¿Gritaron, madre?"
      "No, hija;
      Nadie habló... ¿Lloras?..."
      "Lo blanco
      Del camino que contemplo
      Las lágrimas me ha saltado..."
      "No es eso..."
      "Yo no sé, madre".
      "Él vendrá, que aún es temprano".

      "Madre, el humo se está quieto,
      Las nubes parecen mármol...,
      Y los árboles diríase,
      Que tienden abiertos brazos".

      Un mendigo horrible pasa,
      Y hacia el castillo ha mirado.

      Una negra mariposa
      Revolotea en el cuarto.
      La hora cárdena... La tarde
      Los velos se va quitando...

      El velo de oro, el de plata...,
      El de celajes violados.
      ... Y el sol va a caer allá lejos,
      Guerrero herido en el campo.

      ¡Mal hayan los servidores
      Que sin su señor tornaron,
      Los que con él se partieron
      Y traen, sin él, su caballo!
    Arriba

    Melancolía
      Me siento, a veces, triste
      Como una tarde del otoño viejo;
      De saudades sin nombre,
      De penas melancólicas tan lleno...
      Mi pensamiento, entonces,
      Vaga junto a las tumbas de los muertos
      Y en torno a los cipreses y a los sauces
      Que, abatidos, se inclinan... Y me acuerdo
      De historias tristes, sin poesía... Historias
      Que tienen casi blancos mis cabellos.
    Arriba

    Morir, dormir
      ¡Qué tristes almas en pena
      Son las viejas alegrías...
      Y qué fantasmas de días
      Las noches de luna llena!...

      ¡Qué lamentable cadena
      De pobres melancolías
      Las horas largas y frías
      De la barquilla en la arena!

      ¡Qué broma absurda y pesada
      Es la aventura de amor,
      Hoy sin amor evocada!...

      ¡Dolor!... ¿Dónde lo hay mayor
      Que recordar la pasada
      Alegría en el dolor?
    Arriba

    Nessun maggior dolore
      ¡Qué tristes almas en pena
      Son las viejas alegrías...
      Y qué fantasmas de días
      Las noches de luna llena!...

      ¡Qué lamentable cadena
      De pobres melancolías
      Las horas largas y frías
      De la barquilla en la arena!

      ¡Qué broma absurda y pesada
      Es la aventura de amor,
      Hoy sin amor evocada!...

      ¡Dolor!... ¿Dónde lo hay mayor
      Que recordar la pasada
      Alegría en el dolor?
    Arriba

    Oasis
      Sueña el león.
      Junto a las tres palmeras
      Se amansa el sol. Existe
      El agua. Y Dios deja un momento
      Que los pobres camellos se arrodillen...

      Junto a las tres palmeras,
      El árabe, tendido, al fin, sonríe
      Y suspira... Damasco
      Lejos aún le aguarda. Los confines
      Del horizonte brillan encendidos.
      Un silencio terrible
      Llena el aire... En la arena
      Tiembla la sombra elástica de un tigre.
    Arriba

    Ocaso
      Era un suspiro lánguido y sonoro
      La voz del mar aquella tarde... El día,
      No queriendo morir, con garras de oro
      De los acantilados se prendía.

      Pero su seno el mar alzó potente,
      Y el sol, al fin, como en soberbio lecho,
      Hundió en las olas la dorada frente,
      En una brasa cárdena deshecho.

      Para mi pobre cuerpo dolorido,
      Para mi triste alma lacerada,
      Para mi yerto corazón herido,

      Para mi amarga vida fatigada...
      ¡El mar amado, el mar apetecido,
      El mar, el mar y no pensar en nada!...
    Arriba

    Oliveretto de Fermo del tiempo de los Médicis
      A Ricardo Calvo.

      Fue valiente, fue hermoso, fue artista.
      Inspiró amor, terror y respeto.

      En pintarle gladiando desnudo
      Ilustró su pincel Tintoretto.

      Machiavelli nos narra su historia
      De asesino elegante y discreto.

      César Borgia lo ahorcó en Sinigaglia...
      Dejó un cuadro, un puñal y un soneto.
    Arriba

    Oriente
      A Ramón del Valle Inclán.

      Antonio, en los acentos de Cleopatra encantado,
      La copa de oro olvida que está de néctar llena.
      Y, creyente en los sueños que evoca la sirena,
      Toda en los ojos tiene su alma de soldado.

      La reina, hoja tras hoja, deshojando sus flores,
      En la copa de Antonio las deja dulcemente...
      Y prosigue su cuento de batallas y amores,
      Aprendido en las magas tradiciones de Oriente...

      Detiénese... Y Antonio ve su copa olvidada...
      Mas pone ella la mano sobre el borde de oro,
      Y, sonriendo, lenta hacia sí la retira...

      Después, siempre a los ojos del guerrero asomada,
      Sella sus gruesos labios con un beso sonoro...
      Y da la copa a un siervo, que la bebe y expira...
    Arriba

    Otoño
      En el parque, yo solo... Han cerrado
      Y, olvidado
      En el parque viejo, solo
      Me han dejado.

      La hoja seca,
      Vagamente,
      Indolente,
      Roza el suelo...
      Nada sé,
      Nada quiero,
      Nada espero.
      Nada...

      Solo
      En el parque me han dejado
      Olvidado,
      ... y han cerrado.
    Arriba

    Regreso
      Largas tardes campestres;
      Alamedas rosadas;
      Aire delgado que el aroma apenas
      Sostiene de la acacia;
      Huerto, pinar... Llanuras de oro viejo,
      Azul de la montaña...
      Esquilas del arambre
      Y balido, sin fin, de la majada,
      En el silencio claro...
      ¡Adiós, adiós! ¡Que la ciudad me llama!

      Maravillosa noche estremecida
      Por el rumor del agua
      Y el fulgor de los astros
      Imán de la mirada
      Perdida en lo insondable
      De la eterna pregunta. (El grillo canta,
      Corre la estrella, el aire
      Suspira entre las ramas).
      Sueño tranquilo y sano,
      Velado por las plantas
      Humildes de la tierra y por el bravo
      Eucalipto que asoma a mi ventana...
      Noche de paz y de salud y sueño...
      ¡Adiós, adiós! ¡Que la ciudad me llama!

      Allegro matinal, tímida gloria
      Y milagro de nácar,
      A las corolas risa,
      Trino a las aves y delicia del alma,
      Aire en las sienes, despertar, eterna
      Juventud, ¡oh mañana
      Que abres los ojos y las rosas!, dulce
      Y poderosa gracia...
      Mañana de mi huerto, suave y pura...
      ¡Adiós, adiós! ¡Que la ciudad me llama!

      ¡Me llama la ciudad que ignora el cielo
      Y la tierra y el agua
      Y el sol y las estrellas,
      Febril y jadeante, apresurada,
      Con su aliento mefítico,
      Y su llanto y sus máquinas,
      Sonora de metales
      Infecta de palabras!
    Arriba

    Retablo (o Glosa de Berceo)
      Ya están ambos a diestra del Padre deseado,
      Los dos santos varones, el chantre y el cantado,
      El gran Santo Domingo de Silos venerado
      Y el maestre Gonzalo de Berceo nombrado.

      Yo veo al Santo como en la sabida prosa
      Fecha en nombre de Cristo y de la Gloriosa:
      La color amarilla, la marcha fatigosa,
      El cabello tirado, la frente luminosa...

      Y a su lado el poeta, romeo peregrino,
      Sonríe a los de ahora que andamos el camino,
      Y el galardón nos muestra de su claro destino:
      Una palma de gloria y un vaso de buen vino.
    Arriba

Qué encontrarás en este sitio


SELECCIÓN DE AUTORES. En este sitio, con la única idea de acercar la poesía a todo el que tuviera acceso a Internet, estuvo durante muchos años disponible una selección de poemas de 128 grandes escritores procedentes de 22 países.

Debido a una reclamación de la DMCA (Digital Millennium Copyright Act - Ley estadounidense de protección de los derechos de autor) tuve que retirar cautelarmente las entradas relativas a muchos de estos autores.

AUTORES CONOCIDOS. Poco a poco fui teniendo autorización para volver a publicar la mayoría de las entradas retiradas.

Actualmente está disponible en este sitio una Selección de 140 Grandes Poetas originales de 24 países. Esta selección seguirá creciendo a razón de entre dos y cuatro autores por mes... sin prisa, pero sin pausa.

AUTORES DESCONOCIDOS. Los Blogs Literarios o relacionados con el arte enviados para su publicación seguirán siendo añadidos en el apartado Blogs Literarios.

Para añadir tu sitio o blog primero debes leer y estar de acuerdo con las condiciones y puntos expuestos en las FAQ - Preguntas Frecuentes, y completar el formulario de envío facilitado en las mismas.

GRACIAS a los que formáis parte de este proyecto plural y diverso; gracias por los más de 20 millones de páginas leídas en este sitio durante estos años.

Por supuesto, seguimos en Contacto ;)