Victor Hugo

.
    Información biográfica

  1. A mi hija (Trad. de Ricardo Palma)
  2. Confrontaciones (Trad. de Ricardo Palma)
  3. Desdén (Trad. de Ricardo Palma)
  4. El canto de los piratas (Trad. de José Zorrilla)
  5. El estanque (Trad. de Ricardo Palma)
  6. Esperanza en Dios (Trad. de Ricardo Palma)
  7. La conciencia (Trad. de Ricardo Palma)
  8. Necedad de la guerra (Trad. de Ricardo Palma)
  9. Nomen, numen, lumen (Trad. de Ricardo Palma)
  10. Quien no ama no vive (Trad. de Miguel Antonio Caro)
  11. Sedan (Trad. de Ricardo Palma)



  12. Información biográfica

      Nombre: Victor-Marie Hugo
      Lugar y fecha nacimiento: Besançon (Francia), 26 de febrero de 1802
      Lugar y fecha defunción: París (Francia), 22 de mayo de 1885 (83 años)
      Ocupación: Escritor, poeta, dramaturgo, político, dibujante.
    Arriba

      A mi hija
        (Traducción de Ricardo Palma)

        Como un niño Jesús, allá en tu infancia,
        Dormías junto a mí,
        Y a perturbar tu sueño no alcanzaba
        El cántico del ave en el jardín;
        Y sobre ti sus alas a los ángeles
        Los sentía batir,
        Y yo sobre tu almohada deshojaba
        Clavel, rosa, jazmín;
        Y lágrimas mojaban mis mejillas
        En la noche, al pensar, del porvenir.
        Ya llegará mi noche, vida mía,
        Mi turno de dormir;
        Sombras me envolverán, y ese silencio
        Canción no turbará de ave gentil.
        En esa negra noche, ¡oh mi paloma!
        Noche eterna, sin fin,
        Vuelve a mi tumba lágrimas y flores,
        Lo que a tu cuna di.
      Arriba

      Confrontaciones
        (Traducción de Ricardo Palma)

        ¡Hablad! ¡Hablad, cadáveres!
        Decidme, ¿quiénes son
        Los asesinos pérfidos
        Que así el puñal feroz
        En vuestro seno mísero
        Hundieron a traición?
        ¿Quién eres tú? Respóndeme,
        ¿Tu nombre? —Religión.
        —¿Y tu asesino? —El tímido
        Ministro del Señor.

        Y a ti que, en cálida sangre
        Te agitas ¿quién te hirió, quién?
        ¿Cuál es tu nombre? —Justicia
        —¿Quién es tu asesino? —El Juez.
      Arriba

      Desdén
        (Traducción de Ricardo Palma)

        No es de admirar que en cólera no estalle.
        Si al trueno en vuestras manos falta vida
        ¿Qué mucho que de arriba abajo os mida
        Y os hiele mi perdón?
        Bien castigados vais, que en vez de encono
        Pena inspiráis osar contra un gigante,
        Y de él no merecer (¡es humillante!)
        ¡Siquiera un bofetón!
        Antes de que la injuria hasta mí llegue
        Y excite mi furor,
        Costumbre tengo de medir la talla
        De mi difamador.
      Arriba

      El canto de los piratas
        (Traducción de José Zorrilla del tomo segundo de las Poesías, 1837)

        "Alerte! Alerte! Voici les pirates
        D'Ochali qui traversent le détroit."
        Le Captif D'Ochali

        Con cien cautivos llevamos
        Fletada nuestra galera,
        Que en una y otra ribera
        Para el harán reclutamos.
        ¡Al mar, al mar, marineros!
        En Fez entramos mañana.
        Somos ochenta romeros
        Sobre nuestra capitana.

        Cabe un convento botamos
        Al agua el ancla tenaz;
        Linda muchacha apresamos,
        Dormida en traidora paz:
        Mil fantasmas hechiceros
        Soñaba, a la mar cercana.
        Somos ochenta romeros
        Sobre nuestra capitana.

        -Forzoso es, niña, callar:
        Ea, ganemos el viento;
        Esto no es más que cambiar
        Por un harén un convento.
        Os haremos mahometana
        Y el Sultán ha de quereros.
        Somos ochenta romeros
        Sobre nuestra capitana-

        Huir desperada quiso.
        -¡Y osáis, hijos de Satán!...-
        Lloró, suplicó. -Es preciso-
        Le contestó el capitán.
        Sus clamores lastimeros,
        Su resistencia, fue vana.
        Somos ochenta romeros
        Sobre nuestra capitana.

        En su dolor, parecían
        Sus ojos un talismán;
        Mil cequíes bien valían:
        La hemos vendido al Sultán.
        Lo debe a mis compañeros:
        Ayer monja y hoy Sultana.
        Somos ochenta romeros
        Sobre nuestra capitana.
      Arriba

      El estanque
        (Traducción de Ricardo Palma)

        El estanque y el hombre son semejantes:
        Sobre la superficie la calma se halla
        Con fulgores del cielo, limpios, brillantes;
        Y en el fondo, entre el cieno, se dan batalla
        Las pasiones, reptiles
        Sucias y viles.
      Arriba

      Esperanza en Dios
        (Traducción de Ricardo Palma)

        ¡Joven! Espera, espera
        En el mañana, y siempre en el mañana;
        No abandones la fe del porvenir.
        Y cada vez que, fúlgida y galana,
        Luzca la aurora en la celeste esfera
        Y el monte dore y transparente el valle
        De pie, de pie nos halle
        A la plegaria prontos, cual Dios a bendecir.

        ¡Pobre joven! El amargo
        Sentimiento que en ti noto
        Es el hijo de tus faltas,
        Es tu parte de lo odioso.
        Quien sabe, permaneciendo
        Por largo tiempo de hinojos,
        Cuando haya Dios acabado
        De bendecir generoso
        A todos los inocentes,
        Los arrepentidos todos,
        Quién sabe, joven, quién sabe,
        Se acordará de nosotros.
      Arriba

      La conciencia
        (Traducción de Ricardo Palma)

        Furiosa tempestad se desataba
        Cuando, de pieles rústicas vestido,
        Caín con su familia caminaba
        Huyendo a la justicia de Jehovah.
        La noche iba a caer. Lenta la marcha
        Al pie de una colina detuvieron,
        Y a aquel hombre fatídico dijeron
        Sus tristes hijos: -Descansemos ya.

        Duermen todos excepto el fratricida
        Que, alzando su mirada sobre el monte,
        Vio en el fondo del fúnebre horizonte
        Un ojo fijo en él.
        Se estremeció Caín, y despertando
        A su familia del dormir reacio,
        Cual siniestros fantasmas del espacio
        Retornaron a huir. ¡Suerte cruel!

        Corrieron treinta noches y sus días,
        Y pálido, callado, sin reposo,
        Y mirando sin ver, y pavoroso,
        Tierra de Assur pisó.
        -Reposemos aquí. Denos asilo
        Esta región espléndida del suelo-
        Y, al sentarse, la frente elevó al cielo...
        Y allí el ojo encontró.

        Entonces a Jubal, padre de aquellos
        Que en el desierto habitan -haz, le dijo,
        Que se arme aquí una tienda- y el buen hijo
        Armó tienda común.
        -¿Todavía lo veis? -pregunto Ysila,
        La niña de la blonda cabellera,
        La de faz como el alba placentera,
        Y Caín respondió: -¡Lo veo aún!

        Jubal entonces dijo: -Una barrera
        De bronce construiré: tras de su muro,
        Padre, estarás de la visión seguro;
        Ten confianza en mí.

        Una muralla se elevó altanera...
        Y el ojo estaba allí.
        Tubalcaín a edificar se puso
        Una ciudad asombro de la tierra,
        En tanto sus hermanos daban guerra
        A la tribu de Seth y a la de Enós.
        De tinieblas poblando la campiña
        La sombra de los muros se extendía,
        Y en ellos la blasfemia se leía:
        -Prohibido entrar a Dios-.

        Un castillo de piedra, formidable,
        Que a la altitud de una montaña asciende,
        De la ciudad en medio se desprende,
        Y allí Caín entró.
        Tsila llega hasta él, y cariñosa
        -Padre -le dice-, ¿aún no ha desaparecido?-
        Y el anciano, aterrado y conmovido,
        Le responde: -¡No!, ¡no!

        Desde hoy quiero habitar bajo la tierra
        Como en su tumba el muerto. -Y presurosa
        La familia cavole una ancha fosa,
        Y a ella descendió al fin.
        Mas debajo esa bóveda sombría,
        Debajo de esa tumba inhabitable,
        El ojo estaba fiero, inexorable...
        ¡Y miraba a Caín!
      Arriba

      Necedad de la guerra
        (Traducción de Ricardo Palma)

        Estúpida Penélope, de sangre bebedora,
        Que arrastras a los hombres con rabia embriagadora
        A la matanza loca, terrífica, fatal,
        ¿De qué sirves, ¡oh guerra!, si tras desdicha tanta
        Destruyes un tirano y un nuevo se levanta,
        Y a lo bestial, por siempre, reemplaza lo bestial?
      Arriba

      Nomen, numen, lumen
        (Traducción de Ricardo Palma)

        Cuando Él ya su obra terminado había,
        Y los astros sin cuento
        En la bóveda azul del firmamento
        Tuvieron armonía,
        Se dijo: —Creador ¿cómo te nombras?
        Alzóse entre las sombras
        Y exclamó: ¡Jehovah!

        Las siete letras luego,
        Cayendo en el espacio,
        Del cielo reverberan
        En medio a la extensión,
        Formando con su brillo
        De vívido topacio,
        Los siete astros gigantes
        Del negro septentrión.
      Arriba

      Quien no ama no vive
        (Traducción de Miguel Antonio Caro incluida en el libro Traducciones poéticas, 1889)

        Quienquiera que fueres, óyeme:
        Si con ávidas miradas
        Nunca tú a la luz del Véspero
        Has seguido las pisadas,
        El andar suave y rítmico
        De una celeste visión;
        O tal vez un velo cándido,
        Cual meteoro esplendente.
        Que pasa, y en sombras fúnebres
        Ocúltase de repente,
        Dejando de luz purísima
        Un rastro en el corazón;

        Si sólo porque en imágenes
        Te la reveló el poeta,
        La dicha conoces íntima,
        La felicidad secreta,
        Del que arbitro se alza único
        De otro enamorado ser;
        Del que más nocturnas lámparas
        No ve, ni otros soles claros,
        Ni lleva en revuelto piélago
        Más luz de estrellas ni faros
        Que aquella que vierten mágica
        Los ojos de una mujer;

        Si el fin de sarao espléndido
        Nunca tú aguardaste afuera,
        Embozado, mudo, tétrico
        (Mientras en la alta vidriera
        Reflejos se cruzan pálidos
        Del voluptuoso vaivén),
        Para ver si como ráfaga
        Luminosa a la salida,
        Con un sonreír benévolo
        Te vuelve esperanza y vida
        Joven beldad de ojos lánguidos,
        Orlada en flores la sien;

        Si celoso tú y colérico
        No has visto una blanca mano
        Usurpada, en fiesta pública,
        Por la de galán profano,
        Y el seno que adoras, próximo
        A otro pecho, palpitar;
        Ni has devorado los ímpetus
        De reconcentrada ira,
        Rodar viendo el valse impúdico
        Que deshoja, mientras gira
        En vertiginoso círculo,
        Flores y niñas al par;

        Si con la luz del crepúsculo
        No has bajado las colinas,
        Henchida sintiendo el ánima
        De emociones mil divinas,
        Ni a lo largo de los álamos
        Grato el pasear te fue;
        Si en tanto que en la alta bóveda
        Un astro y otro relumbra,
        Dos corazones simpáticos
        No gozasteis la penumbra,
        Hablando palabras místicas,
        Baja la voz, tardo el pie;

        Si nunca al roce magnético
        Temblaste de ángel soñado;
        Si nunca un "te amo" dulcísimo.
        Tímidamente exhalado,
        Quedó sonando en tu espíritu
        Cual perenne vibración;

        Si no has mirado con lástima
        Al hombre sediento de oro,
        Para el que en vano munífico
        Brinda el amor su tesoro,
        Y de regio cetro y púrpura
        No tuviste compasión;

        Si en medio de noche lóbrega
        Cuando todo duerme y calla,
        Y ella goza sueño plácido,
        Contigo mismo en batalla
        No te desataste en lágrimas
        Con un despecho infantil;
        Si enloquecido o sonámbulo
        No la has llamado mil veces,
        Quizá mezclando frenético
        Las blasfemias a las preces,
        También a la muerte, mísero,
        Invocando veces mil;

        Si una mirada benéfica
        No has sentido que desciende
        A tu seno, como súbito
        Lampo que las sombras hiende
        Y ver nos hace beatífica
        Región de serena luz;
        O tal vez el ceño gélido
        Sufriendo de la que adoras,
        No desfalleciste exánime,—

        Misterios de amor ignoras;
        Ni tú has probado sus éxtasis
        Ni tú has llevado su cruz.
      Arriba

      Sedan
        (Traducción de Ricardo Palma)

        Es grande Lucifer en su caída
        Algo de apoteosis hay en ella.
        En su inmensa catástrofe una huella
        De vivísima luz puso el Señor.
        Bonaparte cayó! Luces y nieblas
        Rodean su memoria soberana.
        Queda la duda, en la conciencia humana,
        Sobre el mal que hacen los que grandes son.

        Cuando asciende un gigante á las alturas
        Imitarlo pretende hasta el pigmeo:
        No alienta en un enano un Prometeo;
        Quien nació chico, chico acabará.
        Y Dios, para lección de los mortales,
        Tras la epopeya la parodia trajo,
        Y así vimos á un triste renacuajo
        Caer desde una altura colosal.

        Era el crimen ese hombre. Era preciso
        Que, al caer, ostentase su miseria,
        Histrión infame que, en infame feria,
        Revistiera la púrpura imperial.
        Y al caer entre el lodo, el mismo lodo
        Se avergonzó de recibir sus manes...
        ¡César! Asco inspiraste aún á los canes
        Y náusea al inmundísimo albañal.
      Arriba