Marcelino Menéndez y Pelayo

.
    Información biográfica

  1. A la memoria del malogrado poeta dramático Don Luis Eguílaz
  2. En el abanico de la mujer de Pereda
  3. Epigrama de Luciano

  4. Traducción de poemas de Giacomo Leopardi [1]
  5. Traducción de poemas de Manuel María Barbosa de Bocage [2]
  6. Traducción de poemas de Vincenzo Monti [1]



  7. Información biográfica
      Nombre: Marcelino Menéndez y Pelayo
      Lugar y fecha nacimiento: Santander, España, 3 de noviembre de 1856
      Lugar y fecha defunción: Santander, España, 19 de mayo de 1912 (55 años)
      Ocupación: Filólogo, crítico literario, historiador, filósofo, traductor y poeta.
    Arriba

      A la memoria del malogrado poeta dramático Don Luis Eguílaz
        Vuelve a mis manos, olvidada lira,
        Ministra un tiempo de guerrero canto;
        Hoy de dolor el corazón suspira
        Y se agolpa a los párpados el llanto.

        ¿Qué es el hombre en la tierra? Polvo y cieno,
        Un punto breve en la extensión inmensa,
        Gota perdida en el profundo seno
        Del mar azul, entre la niebla densa.

        Las armas, los trofeos, los blasones,
        La gloria y el poder y la hermosura,
        Del monarca triunfante los pendones;
        Todo cede a tu imperio, muerte dura.

        Tronos, cetros, alcázares reales,
        Soberbias torres hasta el cielo erguidas,
        Cayeron en sus urnas sepulcrales,
        Como caen las encinas sacudidas.

        Milicia es nuestra vida en este suelo,
        Sombra fugaz que pasa arrebatada;
        Volved los ojos al sereno cielo;
        La vida es sueño, vanidad y nada.

        Más ligera que el vuelo de las aves,
        Y más veloz que el Euro proceloso,
        Sube la muerte a las ferradas naves,
        Sigue al jinete en vuelo presuroso.

        El varón justo y de mancilla exento,
        Que de Dios al decreto se somete,
        Parte, al sonar el último momento,
        Cual sale el convidado de un banquete.

        ¿Quién ataja a la muerte en su camino
        Cuando llega a sonar la hora postrera?
        Si es más inexorable que el destino
        ¿Quién podrá detenerla en su carrera?

        Sólo la gloria del artista dura
        Que la palma triunfal ha merecido,
        Siendo a despecho de la envidia oscura,
        En fama claro y libre ya de olvido.

        Que si de Ilión las torres abrasaba
        En su furor el ofendido griego,
        Monumento más alto levantaba
        De Aquiles al cantor, de Esmirna al ciego.

        Eternizó de Sófocles la gloria
        Pintar a Edipo en su dolor infando;
        Ciñó Eurípides lauro de victoria
        El triste afán de Andrómaca llorando.

        ¡Salve llama del genio soberano,
        Que iluminas la mente del poeta;
        Que prestas voz y aliento sobrehumano
        Al que llega a tocar la ansiada meta!

        El mismo fuego iluminó la frente
        Del varón cuya pérdida lloramos,
        Por quien hoy llenos de entusiasmo ardiente
        Flores sobre una tumba derramamos.

        ¡Venid, hijos del canto y la armonía,
        Que amáis el arte y anheláis la gloria;
        Venid a tributar en este día
        Lágrimas y dolor a su memoria!

        Si es el teatro de virtud modelo,
        Venid a dar un nuevo testimonio,
        Venid a honrar con lastimero duelo
        Al autor de La cruz del matrimonio.

        ¿No veis cuál corre el abrasado lloro,
        Cómo resuena el lúgubre lamento?
        Responda vuestro cántico sonoro,
        Cual arpa eolia herida por el viento.

        Tomad la triste y fúnebre corona
        Con que a su hermano coronó Catulo;
        La cítara del vate de Sulmona
        Cuando lloró la muerte de Tibulo;

        Y bañados en llanto nuestros ojos
        Sobre el sepulcro esparciremos flores,
        Y en la losa que cubre sus despojos
        Grabaremos sus ínclitos loores:

        "Pintó mujer más fuerte y virtuosa
        Que Andrómaca, que Antígona y Alceste;
        Su sagrada ceniza aquí reposa;
        Voló su alma a la mansión celeste."
      Arriba

      En el abanico de la mujer de Pereda
        Por el perfume de azahar difuso,
        El naranjo escondido se revela;
        El pebetero con olor profuso,
        Denuncia los tesoros que en sí cela;
        El alma donde Dios su huella impuso
        A otra alma rige y en sus obras vela;
        Si en sus obras hay luz, paz y hermosura,
        Es porque emanan de otra luz más pura.
      Arriba

      Epigrama de Luciano
        Cierto médico afamado
        Envió su hijo a un maestro,
        En la gramática diestro,
        En retórica ilustrado.

        Aprendió el muchacho luego
        El principio de la Ilíada:
        "Canta, Musa celebrada,
        De Aquiles el vivo fuego,

        Que mil dolores causara
        A los guerreros argivos,
        Y muchas almas de vivos
        Al Orco fiero entregara."

        Al ver tan copioso fruto
        El médico de mi cuento
        Juzgó con raro talento
        Que era el retórico un bruto,

        Y llamándole le dijo:
        "Gracias, amigo, por todo,
        Para enseñar de este modo,
        No te mandaba mi hijo.

        Muchas almas cada día
        Entrego yo al Orco fiero,
        Tu ciencia vana no quiero,
        Yo le enseñaré la mía."
      Arriba