Vittoria Colonna

.
    Información biográfica

  1. Al Cardenal Bembo (Trad. de Clemente Althaus)
  2. Recuerdos de su esposo (Trad. de Clemente Althaus)



  3. Información biográfica
      Nombre: Vittoria Colonna
      Lugar y fecha nacimiento: Marino, Roma, Italia, abril de 1490​
      Lugar y fecha defunción: Roma, Italia, 25 de febrero de 1547 (56 años)
      Ocupación: Escritora, poetisa.
      Época: Renacimiento italiano.

      Perdió a su marido (Francisco Fernando de Ávalos) en la batalla de Pavia, tras resultar aquel gravemente herido en febrero de 1525; a él le dedicó numerosos poemas de amor. Tras su muerte cayó en una depresión de la que consiguió recuperarse. Fue gran amiga de Miguel Ángel Buonarroti, quien realizó numerosos retratos de ella y también le dedicó varios poemas. Fuente: Wikipedia
    Arriba

      Al Cardenal Bembo
        (Traducción de Clemente Althaus)

        ¡Ay! ¡Cuánto fui a mi sol, contrario al hado
        Que antes el numen con su rayo ardiente
        No os encendió, para que eternamente
        Fuerais más claro vos, el más loado!

        Con vuestro estilo noble y levantado
        Entre todos famoso y excelente
        Su nombre hubierais del ocaso a oriente
        De la segunda muerte preservado.

        ¡Pudiese daros yo el ardor que siento,
        O vos a mí la inspiración suprema,
        Para cantar un mérito tan nuevo!

        Mas al cielo dejamos descontento
        Vos porque no escogisteis ese tema,
        Yo porque de tal sol a hablar me atrevo.
      Arriba

      Recuerdos de su esposo
        (Traducción de Clemente Althaus)

        De mi sol claro, con la muerte ciego,
        Aquí miro doquier las dulces huellas;
        Ciego no, más allá de las estrellas
        Arde con luz más clara y vivo fuego.

        Aquí vencido de mi amante ruego,
        Él me mostró sus cicatrices bellas,
        Y yo mis labios estampaba en ellas,
        Y las bañaba de mi llanto el riego.

        Sus brillantes victorias me contaba
        Y el modo y la ocasión con la serena
        Faz con que abría la contienda brava;

        De llanto rompo en dolorosa vena,
        Pues lo mismo que un tiempo me alegraba
        Me causa ahora inconsolable pena.
      Arriba