Miguel de Cervantes

.
    Información biográfica

  1. A un valentón
  2. Al túmulo del rey Felipe II en Sevilla
  3. Bailan las gitanas
  4. Busco en la muerte la vida
  5. De don Luis de Vargas (Extraído de La Galatea)
  6. Don Belianís de Grecia
  7. Letra
  8. Ovillejos


    Información biográfica
      Nombre: Miguel de Cervantes Saavedra
      Lugar y fecha nacimiento: Alcalá de Henares, Madrid, España, 29 de septiembre de 1547
      Lugar y fecha defunción: Madrid, España, 22 de abril de 1616 (68 años)
      Ocupación: Contable, soldado, novelista, poeta y dramaturgo español.

      Está considerado la máxima figura de la literatura española y es universalmente conocido por haber escrito El ingenioso Hidalgo don Quijote de la Mancha (conocida habitualmente como el Quijote), que muchos críticos han descrito como la primera novela moderna y una de las mejores obras de la literatura universal, además de ser el libro más editado y traducido de la historia, únicamente superado por la Biblia. Se le ha dado el sobrenombre de "Príncipe de los Ingenios".

      Sus obras más conocidas son Don Quijote, La Galatea y Novelas Ejemplares. Fuente: Wikipedia.
    Arriba

      A un valentón
        Un valentón de espátula y gregüesco
        Que a la muerte mil vidas sacrifica,
        Cansado del oficio de la pica,
        Mas no del ejercicio picaresco,
        Retorciendo el mostacho soldadesco
        Por ver que ya su bolsa le repica,
        A un corrillo llegó de gente rica
        Y en el nombre de Dios, pidió refresco.
        "Den voacedes, por Dios, a mi pobreza
        —Les dice—, donde no, por ocho santos
        Que haré lo que suelo sin tardanza."
        Mas uno que a sacar la espada empieza
        "¿Con quién habla—le dijo—el tragacantos?
        Si limosna no alcanza,
        ¿Qué es lo que suele hacer en tal querella?"
        Respondió el bravonel: "Irme sin ella"
      Arriba

      Al túmulo del rey Felipe II en Sevilla
        Voto a Dios que me espanta esta grandeza
        Y que diera un doblón por describilla,
        Porque, ¿a quién no sorprende y maravilla
        Esta máquina insigne, esta riqueza?

        Por Jesucristo vivo, cada pieza
        Vale más de un millón, y que es mancilla
        Que esto no dure un siglo, ¡oh gran Sevilla!,
        Roma triunfante en ánimo y nobleza.

        Apostaré que el ánima del muerto
        Por gozar este sitio hoy ha dejado
        La gloria donde vive eternamente.

        Esto oyó un valentón y dijo: "Es cierto
        Cuanto dice voacé, seor soldado.
        Y el que dijere lo contrario, miente."

        Y luego, incontinente,
        Caló el chapeo, requirió la espada
        Miró al soslayo, fuése y no hubo nada.
      Arriba

      Bailan las gitanas
        Bailan las gitanas,
        Míralas el rey;
        La reina, con celos,
        Mándalas prender.

        Por Pascua de Reyes
        Hicieron al rey
        Un baile gitano
        Belica e Inés.
        Turbada Belica,
        Cayó junto al rey,
        Y el rey la levanta
        De puro cortés;
        Mas como es Belilla
        De tan linda tez,
        La reyna, celosa,
        Mándalas prender.
      Arriba

      Busco en la muerte la vida
        Busco en la muerte la vida,
        Salud en la enfermedad,
        En la prisión libertad,
        En lo cerrado salida
        Y en el traidor lealtad.
        Pero mi suerte, de quien
        Jamás espero algún bien,
        Con el cielo ha estatuido,
        Que, pues lo imposible pido,
        Lo posible aún no me den.
      Arriba

      De don Luis de Vargas
        (Poema extraído de La Galatea).

        Hicieron muestra en vos de su grandeza,
        Gran Cervantes, los dioses celestiales,
        Y cual primera, dones inmortales
        Sin tasa os repartió Naturaleza.
        Jove su rayo os dio, que es la viveza
        De palabras que mueven pedernales;
        Diana, en exceder a los mortales
        En castidad de estilo con pureza;

        Mercurio, las historias marañadas;
        Marte, el fuerte vigor que el brazo os mueve;
        Cupido y Venus, todos sus amores;

        Apolo, las canciones concertadas;
        Su ciencia, las hermanas todas nueve;
        Y, al fin, el dios silvestre, sus pastores.
      Arriba

      Don Belianís de Grecia
        Rompí, corté, abollé, y dije e hice
        Más que en el orbe caballero andante;
        Fui diestro, fui valiente y arrogante,
        Mil agravios vengué, cien mil deshice.

        Hazañas di a la fama que eternice;
        Fui comedido y regalado amante;
        Fue enano para mí todo gigante,
        Y al duelo en cualquier punto satisfice.

        Tuve a mis pies postrada la Fortuna
        Y trajo del copete mi cordura
        A la calva ocasión al estricote.

        Mas, aunque sobre el cuerno de la luna
        Siempre se vio encumbrada mi ventura,
        Tus proezas envidio, ¡oh, gran Quijote!
      Arriba

      Letra
        ¡Bien haya quien hizo
        Cadenitas, cadenas;
        Bien haya quien hizo
        Cadenas de amor!

        ¡Bien haya el acero
        De que se formaron,
        Y los que inventaron
        Amor verdadero!
        ¡Bien haya el dinero
        De metal mejor!
        ¡Bien haya quien hizo
        Cadenas de amor!
      Arriba

      Ovillejos
        ¿Quién menoscaba mis bienes?
        ¡Desdenes!
        Y, ¿quién aumenta mis duelos?
        ¡Los celos!
        Y, ¿quién prueba mi paciencia?
        ¡Ausencia!
        De este modo en mi dolencia
        Ningún remedio se alcanza,
        Pues me matan la esperanza,
        Desdenes, celos y ausencia.

        ¿Quién me causa este dolor?
        ¡Amor!
        Y, ¿quién mi gloria repuna?
        ¡Fortuna!
        Y, ¿quién consiente mi duelo?
        ¡El cielo!
        De este modo yo recelo
        Morir deste mal extraño,
        Pues se aúnan en mi daño
        Amor, fortuna y el cielo.

        ¿Quién mejorará mi suerte?
        ¡La muerte!
        Y el bien de amor, ¿quién le alcanza?
        ¡Mudanza!
        Y sus males, ¿quién los cura?
        ¡Locura!
        Dese modo no es cordura
        Querer curar la pasión,
        Cuando los remedios son
        Muerte, mudanza y locura.
      Arriba