Keith Douglas

.
.

    Información biográfica

  1. El difunto
  2. Simplifíquenme cuando haya muerto




    Información biográfica

      Nombre: Keith Castellain Douglas
      Lugar y fecha nacimiento: Tunbridge Wells, Kent (Inglaterra), 24 de enero de 1920
      Lugar y fecha defunción: Normandía (Francia), 9 de junio de 1944 (24 años)
    Arriba

      El difunto
        Era un maldito, lo admito,
        Y siempre ebrio hasta que se quedó sin plata.
        Su pelo le colgaba por un lazo de
        Una Corona Veneris. Sus ojos, mudos
        Como prisioneros en sus cavernosas hendiduras, estaban
        Fijos en actitudes de desesperación.
        Ustedes que, Dios los bendiga, jamás han caído tanto,
        Lo censuran y oran por él, que sí había caído;
        Y con sus flaquezas lamentan los versos
        Que el tipo hacía, acaso entre maldiciones,
        Acaso en el colmo de la ruina moral,
        Pero los escribía con sinceridad;
        Y al parecer sentía un dolor acrisolado
        Al cual la virtud de ustedes no puede llegar.
        Respétenlo. Para ello
        Poseía una virtud que ustedes no ven.
      Arriba

      Simplifíquenme cuando haya muerto
        Recuérdenme cuando haya muerto
        Y simplifíquenme cuando haya muerto.
        Como los procesos de la tierra
        Despojan del color y de la piel;
        Se llevarán el pelo castaño y los ojos azules
        Y me dejarán más simple que en la hora del nacimiento,
        Cuando sin pelos llegué aullando
        Mientras la Luna aparecía en el frío firmamento.
        Acaso de mi esqueleto,
        Ya tan despojado, un docto dirá:
        "Era de tal tipo y de tal inteligencia", y nada más.
        Así, cuando en un año se derrumben
        Recuerdos específicos, podrán
        Deducir, del largo dolor que soporté
        Las opiniones que sustentaba, quién fue mi enemigo
        Y lo que dejé, hasta mi apariencia
        Pero los incidentes no servirán de guía.
        El telescopio invertido del tiempo mostrará
        Un hombre diminuto dentro de diez años
        Y por la distancia simplificado.
        A través de ese lente observen si parezco
        Sustancia o nada: merecedor
        De renombre en el mundo o de un piadoso olvido,
        Sin dejarse arrastrar por momentáneo enojo
        O por el amor a una decisión,
        Llegando sin prisa a una opinión.
        Recuérdenme cuando haya muerto
        Y simplifíquenme cuando haya muerto.
      Arriba