.
.
    Información biográfica

  1. De mujer a amante
  2. El momento
  3. En el reino de Paralda
  4. Entonces el cielo me habló
  5. Inquebrantable
  6. La pitonisa
  7. Luz en el agua brillante
  8. Nataraja
  9. Oculto
  10. Pensaba escribir un poema distinto
  11. Plegaria al Dios Shiva
  12. Purificad
  13. Un sueño
  14. Velo




    Información biográfica

      Nombre: Kathleen Jessie Raine
      Lugar y fecha nacimiento: Ilford, Essex (Inglaterra), 14 de junio de 1908
      Lugar y fecha defunción: Londres (Inglaterra), 6 de julio de 2003 (95 años)

    Arriba

      De mujer a amante

        Soy fuego
        Aquietado en agua,
        Una ola
        Que se alza del abismo.
        En mis venas
        La marea regida por la Luna se levanta
        En un árbol de flores
        Esparcidas en espuma del mar.
        Soy aire
        Atrapado en una red,
        El pájaro profético
        Que canta en un cielo reflejado.
        Soy un sueño antes de la nada,
        Soy una corona de estrellas,
        Soy el modo de morir.

      Arriba

      El momento

        Para escribir todo lo que contengo en este momento
        Tendría que verter el desierto a través de un reloj de arena,
        El mar a través de un reloj de agua,
        Grano a grano y gota a gota
        De los mares y arenales sin huellas, inconmensurables, mudables.
        Porque los días y las noches de la tierra están rompiendo sobre mí,
        Las mareas y arenas están corriendo a través de mí,
        Y sólo dos manos y un corazón tengo para sostener
        El desierto y el mar.
        De todo ello, ¿qué puedo contener? Se me escapa y elude,
        Las olas me arrojan a lo lejos,
        El desierto se desliza bajo mis pies.

      Arriba

      En el reino de Paralda

        Rauda nube manando sobre la colina del norte,
        Un momento oscura, luego desvaneciéndose
        Para ascender en palpitante multitud
        De alas, volviendo a girar, regresando, derramándose
        En corriente de invisible viento, condensando
        En negro núcleo para estallar de nuevo
        En humo de vuelo llevada por el viento, alzado
        Polvo movido por la voluntad
        De un alma sola en incontable alegría, y yo
        El contemplador me elevo con su elevarse, me vierto
        Con la nube en descenso de los vivos, leída en el cielo del ocaso
        La palabra sin fin que ellos deletrean: deleite.

      Arriba

      Entonces el cielo me habló

        Entonces el cielo me habló en un lenguaje claro,
        Familiar como el corazón, que el amor más cercano.
        El cielo le dijo a mi alma "Tienes lo que deseas!"
        Ahora debes saber que has nacido junto con estas nubes y vientos y estrellas y mares siempre en movimiento y habitantes de los bosques. Ésta es tu naturaleza.
        "Levanta de nuevo tu corazón sin miedo, duerme en la tumba, o respira en el aire vivo,
        Este mundo lo compartes con la flor y con el tigre".

      Arriba

      Inquebrantable

        Procesión de mis recordados
        Fantasmas, retirándose de la mente,
        Pero no espectros cuando estabais
        Conmigo en nuestros días compartidos, próximos y amados
        Que hablaron de vuestras lejanas infancias, y más allá
        De esas memorias de los recordados, y sin comienzo alguno
        Del único ser que compartimos,
        Nada olvidado en aquella continuidad
        De vida a vida, que será
        Siempre su propio aquí y ahora y lugares y tiempos.
        Mi padre recordaba obras y días del padre de su padre,
        Mi madre destellando aguas y colinas de brezo,
        Y en sus silencios las indecibles
        Historias no dichas que nuestras vidas deben contar,
        Y las vidas que vendrán.

      Arriba

      La pitonisa

        Yo soy esa cueva donde la serpiente ronda
        Cuyo ombligo engendra los destinos de los hombres.
        Toda sabiduría procede de un agujero en la tierra:
        Los dioses se forman en mi tiniebla y vuelven a disolverse.
        De mi vientre ciego surgen todos los reinos
        Y desde mi tumba siete durmientes profetizan.
        Ningún bebé nonato que no despierte a mi sueño,
        Ningún amante que por último en mí deje de yacer sepultado.
        Yo soy ese temido y anhelado lugar ardiente
        Donde hombre y fénix se consumen
        Y de mi lecho maculado y mezquino se levantan
        Nuevos hijos, nuevos soles, nuevos cielos.

      Arriba

      Luz en el agua brillante

        Miríada instantáneas gotas de lluvia aterrizando en una corriente
        Que sin quiebro hacia abajo se ha deslizado y sigue
        Desde que este paraje familiar un día fue mi casa,
        Cada una al aterrizar destella el fulgor del sol y se desvanece
        Y otra, otra, y otra viene a mi encuentro,
        Ángel tras ángel tras ángel, su punto danzante
        Siempre aquí y ahora,
        La misma brillante innumerable compañía que llega
        De nuevo el presente absolviendo siempre del fluir del tiempo.
        Anciana sé ahora
        ¡Cuántas, cuántas, cuántas epifanías de luz!

      Arriba

      Nataraja

        Tiempo, ritmo
        De formas que se abren,
        Formas que pasan,
        Perfectas o dañadas,
        El pie del Dios
        Está sobre el mundo,
        Terrible danzante
        Cuyas hollantes huellas
        Aplastan el bien y el mal,
        El fluir de su río
        En nuestra sangre está,
        Fin y principio
        Latido del corazón
        Nuestro todo, nuestra nada.
        Destructor de mundos,
        Purificador,
        Su paso indiferente,
        Su atuendo rojo.

      Arriba

      Oculto

        Hoy la cortina está echada
        El velo cubre la cara,
        El mundo sólo su aspecto,
        Árbol, pared de ladrillo, polvorientas hojas
        De hiedra, un pájaro
        Sacudido el polvo
        Cuyo color comparte. Nada
        Significa o es.
        Sin embargo, vi alguna vez
        La trama de luz que todo esto configura
        De modo distinto a este. Haber visto
        Es siempre saber.

      Arriba

      Pensaba escribir un poema distinto

        Pensaba escribir un poema distinto,
        Pero al detenerme un momento en el jardín lleno de maleza,
        Capté de pronto el paraíso descendiendo en el sol de la mañana
        Que se filtraba por las hojas,
        Iluminando el parco suelo londinense, tocando con verde
        Transparencia las células de la vida.
        El mirlo bajó de un salto, el petirrojo y el gorrión acudieron
        Y el zorzal, cuyo nido se esconde
        Por ahí, estará, sin duda, entre los edificios invasores
        Cuyos muros se aproximan,
        Mas para los pájaros del jardín, desde una manguera,
        Inagotables aguas vivas llenan un pilón de piedra.
        Pienso que pronto será hora
        De volver a casa, a las labores del día.
        Pero aquí el tiempo no va ni viene.
        Los pájaros no huyen a toda prisa, su día
        No empieza ni acaba.
        ¿Por qué no puedo quedarme? Por qué dejar
        El aquí, donde es siempre,
        Y el tiempo sólo nos conduce lejos
        De este oculto siempre-presente sencillo lugar.

      Arriba

      Plegaria al Dios Shiva

        A Karan Singh.

        En este mundo-tormenta, bajo este oscuro cielo
        Busco refugio en la oscuridad.
        Aquí donde está muerto el corazón, derramada la sangre,
        Busco refugio en la sangre del corazón.
        En el destructor
        De la destrucción del mundo busco refugio,
        Del asesino, el que hiere,
        Me escondo en la herida del que mata,
        Reclamo santuario
        En la muerte, con todos los que oran
        Más allá de la mortalidad
        Para alcanzar esta secreta bienaventuranza.

      Arriba

      Purificad

        Purifica mi pena,
        Lluvia que lloras,
        Nubes arrastradas
        Sobre países donde se ignora
        De qué corazón corren las lágrimas del mundo.
        Purificad
        Mi pena, rayos radiantes
        De la luz del sol que se aleja para siempre
        De aquí y ahora, donde yazgo.
        Purifica
        La pena del corazón en el polvo, en la tumba
        Y el surco donde se siembra el trigo
        Fin y principio.
        Purificadora yo clamo
        Con el soplo de los vivos,
        Tan alto como la desesperación, o bajo
        Como un suspiro, voz
        Del aire, de los vientos
        Que para siempre suena
        En la euritmia de los astros.

      Arriba

      Un sueño

        Estas aves de sueño,
        Que giran tan alto como águilas en los cielos del sueño,
        Que descienden a posarse en los árboles...
        Vi con asombro aves del paraíso,
        Iridescente, luminoso
        Su plumaje, y otras, como palomas, grises.
        De nuevo hacia aquel cielo interior emergieron, pero entonces
        Regresaron una vez más a esperar. ¿Son esas
        Aves de las imágenes campestres del alma,
        De la tierra, recordadas? Pavos reales
        Que adornan miniaturas de Brindavan, o páginas persas
        Pintadas con dos pelos de ardilla por artesanos
        Expertos en maravillas,
        ¿Son ellos de cielos interiores o exteriores,
        Esplendor de la naturaleza, o del recuerdo?
        ¿O son los ocelos enjoyados de los pavones terrestres
        Espejos del paraíso? Sus plumas
        Que hacen rielar la luz son sólo polvo
        De la tierra, su brillo en el ojo del que mira.
        ¿Dónde, de qué tierra son?
        O cuándo polvo y espíritu
        Se separaron de modo que criaturas de barro
        No significaron ya el cielo,
        De nuestro mundo real ¿se alejan volando las aves del cielo?

      Arriba

      Velo

        Ese verde jardín, esas rosas
        Ocultan, desocultan
        Terrores de tormenta,
        Terrores de fuegos,
        Terrores de mares.
        Cada hoja de hierba
        Revela y vela
        Terrores de fuego,
        Terrores de agua,
        Terrores de sueño,
        Terrores de rosas.

      Arriba


    Autores desconocidos


    Seguidores


    Indice autores conocidos

       Acuña, Manuel
       Alberti, Rafael
       Aldington, Richard
       Almagro, Ramón de
       Altolaguirre, Manuel
       Arteche, Miguel
       Baudelaire, Charles
       Beckett, Samuel
       Bécquer, Gustavo Adolfo
       Belli, Gioconda
       Benedetti, Mario - Parte I
       Benedetti, Mario - Parte II
       Bernárdez, Francisco Luis
       Blake, William
       Blanco, Andrés Eloy
       Bonnet, Piedad
       Borges, Jorge Luis
       Bosquet, Alain
       Bridges, Robert
       Browning, Robert
       Buesa, José Ángel
       Bukowski, Charles
       Camín, Alfonso
       Campoamor, Ramón de
       Castellanos, Rosario
       Celaya, Gabriel
       Cernuda, Luis
       Cortázar, Julio
       Cuesta, Jorge
       Darío, Rubén
       De Burgos, Julia
       De la Cruz, Sor Juana Inés
       Debravo, Jorge
       Delmar, Meira
       Díaz Mirón, Salvador
       Dickinson, Emily
       Donne, John
       Douglas, Keith
       Eguren, José María
       Espronceda, José de
       Ferrer, Marcelo D.
       Flores, Manuel
       Flórez, Julio
       Frost, Robert
       Gala, Antonio
       García Lorca, Federico
       Gelman, Juan
       Girondo, Oliverio
       Gómez Jattin, Raúl
       Gómez de Avellaneda, Gertrudis
       González, Ángel
       González Martínez, Enrique
       Guillén, Nicolás
       Gutiérrez Nájera, Manuel
       Hernández, Miguel
       Hesse, Hermann
       Hierro, José
       Hugo, Víctor
       Huidobro, Vicente
       Ibarbourou, Juana de
       Isaacs, Jorge
       Jiménez, Juan Ramón
       Joyce, James
       Keats, John
       Larkin, Philip
       Leopardi, Giacomo
       Lloréns Torres, Luis
       Lord Byron, George Gordon
       Lowell, Amy
       Loynaz, Dulce María
       Machado, Antonio
       Marchena, Julián
       Martí, José
       Milton, John
       Mistral, Gabriela
       Mitre, Eduardo
       Neruda, Pablo - Parte I
       Neruda, Pablo - Parte II
       Neruda, Pablo - Parte III
       Nervo, Amado - Parte I
       Nervo, Amado - Parte II
       Novo, Salvador
       Obligado, Pedro Miguel
       Otero, Blas de
       Owen, Gilberto
       Pacheco, José Emilio
       Palés Matos, Luis
       Parra, Nicanor
       Paz, Octavio - Parte I
       Paz, Octavio - Parte II
       Pedroni, José
       Pellicer, Carlos
       Pessoa, Fernando
       Pizarnik, Alejandra
       Plá, Josefina
       Poe, Edgar Allan
       Pombo, Rafael
       Raine, Kathleen
       Rébora, Marilina
       Reyes Ochoa, Alfonso
       Rimbaud, Arthur
       Rojas, Gonzalo
       Rojas, Jorge
       Romero, Elvio
       Ruy Sánchez, Alberto
       Sabines, Jaime
       Salinas, Pedro
       Santos Chocano, José
       Shakespeare, William
       Shelley, Percy Bysshe
       Silva, José Asunción
       Storni, Alfonsina
       Swann, Matilde Alba
       Symons, Julian
       Teillier, Jorge
       Tennyson, Alfred
       Thomas, Dylan
       Torres Bodet, Jaime
       Unamuno, Miguel de
       Urbina, Luis G.
       Vallejo, César
       Verlaine, Paul
       Villaurrutia, Xavier
       Whitman, Walt
       Wilde, Óscar
       Wordsworth, William
       Yeats, William Butler
       Zaid, Gabriel
       Zorrilla, José
       Zorrilla de San Martín, Juan


    Otros enlaces

       Webs amigas

    Visitas recibidas

    .
    Grandes poetas famosos | Great famous poets | Contacto: Monika Lekanda