.
.
    Información biográfica

  1. Aire y ángeles
  2. Al romper el día
  3. Alquimia de amor
  4. Amor negativo
  5. Canción
  6. Constancia de mujer
  7. El corazón roto
  8. El jardín de Twicknam
  9. El mensaje
  10. El sueño
  11. El testamento
  12. Elegía XIX. Al acostarse
  13. Epístola heroica: Safo a Filenis
  14. La aparición
  15. La prohibición
  16. La pulga
  17. La salida del sol
  18. Los buenos días
  19. Por quién doblan las campanas
  20. Seducción
  21. Si los venenosos minerales, y si este árbol




    Información biográfica

      Nombre: John Donne
      Lugar y fecha nacimiento: Londres (Inglaterra), 21 de enero de 1572
      Lugar y fecha defunción: Londres (Inglaterra), 31 de marzo de 1631 (59 años)

    Arriba

      Aire y ángeles

        Dos o tres veces te habré amado
        Antes de conocer tu rostro o tu nombre;
        Así en una voz, así en una llama informe
        A menudo nos afectan los ángeles, y los adoramos;
        Y aún así, cuando adonde estabas me acerqué,
        Vi una espléndida y gloriosa nada.
        Mas, puesto que mi alma, cuyo niño es el amor,
        Precisa miembros de carne y hueso
        O nada haría si ellos,
        Más sutil que el padre el amor no ha de ser,
        Sino también ha de encarnar un cuerpo;
        Por consiguiente, invoco quién y lo que eras,
        Y al amor insto, y en este mismo instante,
        A que se aloje en tu cuerpo, y consienta
        Que en tu labio, ojo y ceja se instale.
        (...)
        En tal caso, como un ángel, con rostro y alas
        De aire, no tan puro éste, pero que puramente lleva,
        De este modo pueda tu amor ser mi angélica esfera.
        Justamente igual desemejanza
        Como impera entre la pureza de los ángeles y la del aire,
        Como siempre existirá entre el amor
        Del hombre y de la mujer.

      Arriba

      Al romper el día

        Es cierto, es ya de día, ¿y a nosotros
        Qué nos importa? ¿Piensas levantarte
        De nuestra cama? ¿Por qué, porque hay luz?
        ¿Nos acostamos porque anochecía?
        Amor, que aquí nos trajo a pesar de la noche,
        Debiera mantenernos juntos pese al día.
        La luz no tiene lengua, es toda ojo;
        Si hablar pudiera como puede espiar,
        Lo peor de que podría ser testigo
        Es de que, estando bien, querría quedarme
        Y de que tanto amé a mi corazón y honor
        Que no acepté alejarme de su dueño.
        ¿Te debe alejar tu trabajo de mí?
        Oh, ése es el más cruel mal del amor:
        El pobre, el falso, el flojo aceptan
        Amar con calma, no el hombre ocupado.
        Quien tiene trabajo y seduce a una dama perjura
        Igual que un hombre casado que corteja a otra.

      Arriba

      Alquimia de amor

        Algunos que más hondo que yo en la mina del amor han excavado
        Dicen dónde se halla su céntrica felicidad.
        Yo he amado, y poseído, y relatado,
        Mas, aunque hasta la ancianidad amara, poseyera y refiriera,
        Ese misterio escondido no habría de encontrarlo.
        Todo, ¡ay!, es impostura.
        Y como ningún alquimista obtuvo aún el elixir,
        Mas su marmita repleta glorifica
        Si por casualidad
        Algo odorífero o medicinal le sobreviene,
        Así un deleite pleno y prolongado sueñan los enamorados,
        Para obtener una noche de estío, de apariencia invernal.
        Por esta vana sombra de burbuja ¿habremos de entregar
        Nuestro bienestar, esfuerzo, honor y vida?
        ¿En esto amor termina? ¿puede cualquiera
        Tan feliz ser como yo si soportar puede
        La burla breve de una representación de novio?
        Ese infeliz amante que asegura,
        No es la médula del cuerpo; es de la mente,
        Lo que él en ella angelical encuentra,
        Igual jurar podría que escucha en el rudo,
        Crudo, griterío de ese día, las esferas.
        No esperes hallar inteligencia en la mujer: a lo sumo,
        Dulzura e ingenio; momias, sólo, poseídas.

      Arriba

      Amor negativo

        Nunca tanto me abatí como aquellos
        Que en un ojo, mejilla, labio, hacen presa;
        Rara vez hasta aquellos que más no se remontan
        Que para admirar virtud o mente:
        Pues sentido e inteligencia pueden
        Conocer aquello que su fuego aviva.
        Mi amor, aunque ignorante, es más audaz.
        Fracase yo cuando suspire,
        Si he de saber qué desearé.
        Si es simplemente lo perfecto
        Lo que expresarse no se puede
        Sino con negativos, así es mi amor.
        Al todo que todos aman digo no.
        Si quien descifrar puede
        Aquello que desconocemos, a nosotros, conocer puede,
        Enséñeme él esa nada. Este, por ahora,
        Mi alivio es y mi consuelo:
        Aún cuando no progreso, fallar no puedo.

      Arriba

      Canción

        Ve y atrapa una estrella errante,
        Ve, ya fecundada, en busca de una raíz de mandrágora,
        Dime, dónde están los años que se fueron,
        O quién quebró las patas del diablo,
        O enséñame a escuchar las canciones de las sirenas,
        O evita que nos hiera la envidia,
        Y encuentra
        Qué viento
        Ayuda a que prospere una mente honrada.
        Si sabes tolerar las miradas extrañas,
        Ver las cosas invisibles,
        Cabalga diez mil días y sus noches,
        Hasta que la edad convierta en blanca nieve tus cabellos,
        Y, ya marchita, cuando vuelvas, me contarás
        Todas las extrañas maravillas que te sucedieron,
        Y jurarás
        Que en parte alguna
        Vive una mujer hermosa y fiel.
        Si encontraras alguna, házmelo saber,
        Dulce me sería ese peregrinar;
        Pero no, yo no iría,
        Aunque en la puerta contigua pudiéramos hallarla,
        Aunque hasta el instante de hallarla ella haya permanecido fiel
        Cuando estés escribiéndome tu carta,
        No obstante ella,
        Sería infiel, antes de que yo llegara, a dos, o tres.

      Arriba

      Constancia de mujer

        Un día entero me has amado.
        Mañana, al marchar, ¿qué me dirás?
        ¿Adelantarás la fecha de algún voto recién hecho?
        ¿O dirás que ya
        No somos los mismos que antes éramos?
        ¿O que de promesas hechas por temor reverente
        Del amor y su ira, cualquiera puede abjurar?
        ¿O que, como por la muerte se disuelven matrimonios verdaderos,
        Así los contratos de amantes, a imagen de los primeros,
        Atan sólo hasta que el sueño, imagen de la muerte, los desata?
        ¿O es que para justificar tus propios fines
        Por haber procurado falsedad y mudanza, tú
        No conoces sino falsedad para llegar a la verdad?
        Lunática vana, contra estos subterfugios podría yo
        Argumentar, ganando, si lo hiciera.
        Pero me abstengo,
        Porque mañana puede que yo así también piense.

      Arriba

      El corazón roto

        Loco de remate está quien dice
        Haber estado una hora enamorado,
        Mas no es que amor así de pronto mengüe, sino que
        Puede a diez en menos plazo devorar.
        ¿Quién me creerá si juro
        Haber sufrido un año de esta plaga?
        ¿Quién no se reiría de mí si yo dijera
        Que vi arder todo un día la pólvora de un frasco?
        ¡Ay, qué insignificante el corazón,
        Si llega a caer en manos del amor!
        Cualquier otro pesar deja sitio
        A otros pesares, y para sí reclama sólo parte.
        Vienen hasta nosotros, pero a nosotros el Amor arrastra,
        Y, sin masticar, engulle.
        Por él, como por bala encadenada, tropas enteras mueren.
        El es el esturión tirano; nuestros corazones, la morralla.
        Si así no fue, ¿qué le pasó
        A mi corazón cuando te vi?
        Al aposento traje un corazón,
        Pero de él salí yo sin ninguno.
        Si contigo hubiera ido, sé
        Que a tu corazón el mío habría enseñado a mostrar
        Por mí más compasión. Pero, ¡ay!, Amor,
        De un fuerte golpe lo quebró cual vidrio.
        Mas nada en nada puede convertirse,
        Ni lugar alguno puede del todo vaciarse,
        Así, pues, pienso que aún posee mi pecho todos
        Esos fragmentos, aunque no estén reunidos.
        Y ahora, como los espejos rotos muestran
        Cientos de rostros más menudos, así
        Los añicos de mi corazón pueden sentir agrado,
        Deseo, adoración,
        Pero después de tal amor, de nuevo amar no pueden.

      Arriba

      El jardín de Twicknam

        Con vendavales de suspiros y anegado en lágrimas
        Aquí vengo a buscar la primavera,
        Y en mis ojos y oídos
        Recibo esos bálsamos que lo restañan todo.
        Mas, oh, traidor de mí mismo, traigo también
        La araña del amor, que todo transubstancia,
        Y el maná convierte en bilis,
        Y para que este lugar pueda imaginarse
        Un verdadero paraíso, he traído también a la serpiente.
        Sería más sano para mí que el invierno
        Oscureciera el esplendor de este lugar
        Y que la grave escarcha prohibiese
        Que estos árboles rían y se burlen en mi cara;
        Pero, Amor, para que esa desgracia no soporte,
        Ni deje todavía de amar, déjame ser de este lugar
        Algún pedazo que no siente.
        Hazme una mandrágora, así puedo crujir mi lamento aquí,
        O una fuente de piedra, que llora todo el año.
        Venid aquí amantes con frascos de cristal
        Y tomad mis lágrimas, que son vino del amor,
        Probad las de vuestras amantes en casa
        Y veréis que son falsas aquellas que no saben como las mías.
        ¡Ay! Los corazones no brillan en los ojos
        Ni mejor puedes juzgar los pensamientos femeninos por las lágrimas,
        Que por su sombra o lo que lleva puesto.
        Oh perversa condición de la mujer, donde nadie es sincero sino ella,
        Que sincera siendo, con su verdad me mata.

      Arriba

      El mensaje

        Devuélveme mis ojos largamente descarriados,
        Pues es ya mucho el tiempo que han estado sobre ti;
        Mas ya que tales males allí han aprendido,
        Tales conductas forzadas
        Y apasionamiento falso,
        Que por ti
        Nada bueno
        Pueden ver, quédatelos para siempre.
        Devuélveme mi corazón inofensivo,
        Que pensamiento indigno no podría mancillarlo,
        Pero si el tuyo le enseñara
        A burlarse
        Del amor;
        A quebrantar
        Palabra y juramento,
        Quédatelo, porque mío no será.
        Pero devuélveme mi corazón, mis ojos,
        Que pueda ver y conocer tu falsedad;
        Que pueda reírme y gozar
        Cuando te angusties,
        Cuando languidezcas
        Por aquel
        Que no querrá,
        O, como tú ahora, falso sea.

      Arriba

      El sueño

        Amor, debido a nada excepto tú
        Habría roto este sueño feliz, una imagen
        A la razón destinada, en exceso
        Potente para ser sólo un fantasma,
        Es sabio de tu parte despertarme,
        Por tanto, mas mi sueño no interrumpes
        Sino que sigues: eres tan verdad
        Que el pensamiento de ti es suficiente
        Para volver verdad sueños, ficciones, historias;
        Entra a estos brazos, ya que decidiste
        Que no soñara mi sueño completo, actuemos el resto.
        Como un relámpago, o luz de una vela
        Me despertaron tus ojos, no el ruido que hiciste;
        Al principio creí
        (Pues amas la verdad), que eras un ángel,
        Hasta que vi que veías por dentro
        Mi corazón y mi mente, mejor que los Ángeles pueden hacerlo,
        Y que sabías qué estaba soñando, y sabías
        En qué momento me despertaría el exceso
        De gozo, y viniste, confieso que entonces
        Habría sido herejía creer
        Que tú fueras otra que tú.
        Venir y quedarte conmigo te reveló tú,
        Mas levantarnos me hace preguntarme
        Si tú eres aún tú.
        Es débil el amor si enfrenta al miedo,
        Ya no es espíritu puro, valiente,
        Si en él se mezclan miedo, vergüenza y honor.
        Tal vez como antorcha que debe estar lista
        Para apagar y encender si hace falta,
        Así me tratas tú, pues viniste a encenderme,
        Te vas para venir.
        Entonces yo soñaré esa esperanza
        Una vez más, o si no moriré.

      Arriba

      El testamento

        Antes que exhale mi último suspiro, deja, Amor,
        Que revele mi legado. Es mi voluntad legar
        A Argos mis ojos, si mis ojos pueden ver.
        Si están ciegos, Amor, a ti te los entrego;
        A la Fama doy mi lengua; a embajadores, mis oídos;
        A mujeres, o a la mar, mis lágrimas.
        Tú, Amor, me has enseñado
        Al hacerme amar a aquella que a veinte más tenía,
        Que a nadie debía dar, sino a quien tenía demasiado.
        Mi constancia entrego a los planetas;
        Mi verdad, a quienes viven en la Corte;
        Mi ingenuidad y franqueza
        A los jesuitas; a los bufones, mi ensimismamiento;
        Mi silencio, a quien haya estado fuera;
        Mi dinero, al capuchino.
        Tú, Amor, me has enseñado, al instarme a amar
        Allí donde amor no es recibido,
        A dar sólo a quienes tienen incapacidad probada.
        Mi fe entrego a los católicos;
        Mis buenas obras, todas, a los cismáticos
        De Amsterdam; mis mejores modales,
        Mi cortesía, a la universidad;
        Mi modestia doy al soldado raso.
        Compartan los jugadores mi paciencia.
        Tú, Amor, me has enseñado, al hacerme amar
        A aquella que dispar mi amor entiende,
        A dar sólo a quienes tienen por indignos mis regalos.
        Sea mi reputación para aquellos que fueron
        Mis amigos; mi industria, para mis enemigos.
        A los escolásticos hago entrega de mis dudas;
        De mi enfermedad, a los médicos, o al exceso;
        A la naturaleza de todo lo que en rima tengo escrito,
        Y para mi acompañante sea mi ingenio.
        Tú, Amor, cuando adorar me hiciste a aquella
        Que antes este amor en mí engendrara,
        A hacer como si diera, me enseñaste, cuando restituyo sólo.
        A aquel por quien tocan las campanas,
        Mi libro doy de medicina; mis pergaminos
        De consejos morales sean para el manicomio;
        Mis medallas de bronce, para quienes tienen
        Escasez de pan; a quienes viajan entre
        Todo tipo de extranjeros doy mi lengua inglesa.
        Tú, Amor, al hacer que amara a quien
        Considera su amistad justa porción
        Para jóvenes amantes, haces mis dones desproporcionados.
        Así, pues, no daré más, sino que el mundo
        Destruiré al morir, pues el amor muere también.
        Tu hermosura, toda, menos entonces valdrá
        De lo que el oro en la mina, sin que haya quien lo extraiga
        Y de menos tus encantos, todos, te servirán,
        De lo que puede un reloj de sol dentro de una tumba.
        Tú, Amor, me has enseñado, al hacerme
        Amar a aquella que a ti y a mí desdeña,
        A ingeniar esta manera de aniquilar a los tres.

      Arriba

      Elegía XIX. Al acostarse

        Ven, ven, señora, mi fuerza se opone al descanso,
        Me esfuerzo intensamente hasta esforzarme.
        El enemigo a menudo, teniendo
        El enemigo a la vista, se cansa
        De no luchar. Descíñete la faja,
        Resplandeciente como las esferas
        Celestes, pero puesta en torno
        De un mundo más hermoso. Desabrocha
        El peto rutilante que te pones
        Para que allí se detengan los ojos
        De los ineptos. Desanúdate,
        Suelta los lazos que te atan, esas campanadas
        Me dicen con tonos armónicos: llegó la hora
        De ir a acostarse. Sácate el corsé,
        Que me da envidia, por estar inmóvil
        Tan cerca tuyo. Revelan tus ropas
        Al ir cayendo un terreno hermosísimo,
        Como cuando las sombras se retiran
        De una pradera en flor. Arroja lejos
        Esa guirnalda que te cubre y deja
        Tan sólo en tu cabeza la guirnalda
        Del pelo que sobre ella crece. Arroja
        Lejos también tus zapatos, penetra
        Así sin miedo en el templo sagrado
        De nuestro amor, en esta blanda cama.
        Así, de blanco, los Ángeles eran
        Por hombres recibidos;
        Tú, Ángel, me traes contigo este cielo
        Que se parece al de Mahoma, y aunque
        De blanco van los espíritus malos, es fácil
        Por esto distinguirlos de estos otros:
        Nos paran los pelos en vez de la carne.
        Dale permiso a mis manos, déjalas correr
        Delante, atrás, entre, arriba y abajo.
        ¡Oh América mía! Continente hallado,
        Mi reino habitado por un habitante tan solo, y por eso seguro, mi
        Mina de piedras preciosas, mi imperio,
        ¡Qué afortunado soy al descubrirte!
        Entrar en tus amarras es soltarse
        De todo lazo, allí donde mi firma
        Está posada inscribiré mi sello: ¡oh desnudez
        Entera! A ti se debe todo goce:
        Igual que el alma que abandona el cuerpo
        Para gozar ya sin impedimento
        Así se libra el cuerpo de sus ropas.
        Las joyas que revisten las mujeres
        Son como las manzanas de Atalanta, distracciones
        Para los tontos, cuya vista en ellas
        Se pierde, desviando el deseo.
        Como pinturas, portadas alegres de libros
        Para atraer ignorantes, se arreglan así las mujeres;
        Que son en sí mismas un libro sagrado, que sólo a nosotros
        (Dignos debido a la gracia otorgada)
        Se debe revelar. Permite entonces,
        Para que yo conozca, que aparezca
        Tu cuerpo libremente, como ante
        Una partera: despójate entonces
        De todo el blanco lino que te cubre:
        Pues no hay aquí penitencia ninguna, inocencia
        Ninguna. Me desnudo yo primero
        Para enseñarte: qué falta te hace
        Entonces más cobertura que un hombre.

      Arriba

      Epístola heroica: Safo a Filenis

        ¿Dónde está el fuego sagrado que dicen
        Que tiene el verso? ¿Ha decaído acaso
        Su fuerza encantadora? El verso, que
        Naturaleza retrata, de acuerdo
        A la de la naturaleza ley, no puede
        A ti, su mejor obra, retratarte.
        ¿Han apagado mis lágrimas el fuego
        Que ardía en mis poemas, por qué entonces
        No han apagado también el deseo?
        Mis pensamientos, hijos de mi mente,
        Suelen estar conmigo, pero yo,
        Su creador, quisiera liberarlos.
        Sólo tu imagen habita mi pecho,
        Pero es de cera, y fuego la rodea.
        Arrebatada por mis fuegos, por
        Los tuyos atraída, quedo sin
        Retrato, sin corazón ni sentido:
        Me queda sólo la odiosa memoria,
        Que por igual se aflige al mantener
        O al extraviar, sin cesar repitiéndote
        Cuán alta es tu hermosura. Tan hermosa
        Que si a los dioses te comparo, honor
        Más a los dioses que a ti, y para hacer
        Que vean los hombres ciegos el aspecto
        Que tiene un dios, diría que se te asemeja.
        Pues si decimos que es cada hombre un mundo
        En miniatura, ¿qué de ti diremos?
        Tú no eres suave, clara, esbelta, hermosa
        Como lo son plumas, estrellas, cedros
        Y lirios, pero tu mano derecha
        Y tu mejilla derecha y tu ojo
        Derecho se asemejan a tu otra
        Mano y a tu mejilla y a tu ojo;
        Tal como fue mi Fao por un tiempo
        Y nunca más, como tú eres, fuiste
        Y acaso para siempre sigas siendo.
        Juran aquí los mejores amantes
        Que soy así, palidezco de pena,
        Pero no tanto, no sea que la pena
        Me vuelva menos hermosa, y por tanto
        Indigna de tu amor. Cuando tú juegas
        Con un amable muchacho, algo falta:
        Que un sentimiento recíproco endulce
        Su disparejo y espinoso rostro.
        Un natural paraíso es tu cuerpo
        Donde se da todo placer, sin que haga
        Falta cultivo alguno, o se requiera
        Perfeccionar alguna cosa, ¿para
        Qué permitir, por tanto, que algún torpe
        Y rudo hombre te are, si, como ladrones
        Que roban cuando hay nieve, por sus huellas
        Se los atrapa, por lo que ellos dejan
        Tras sí al pasar se nota su pecado,
        Mientras que nuestro retozo no deja
        Más rastro que los peces en el agua
        O que los pájaros surcando el aire,
        Y entre nosotras hay cuanta dulzura
        Pueda desearse, cuanto proporciona
        Naturaleza, o cuanto añade el arte?
        Mis labios, ojos, caderas, difieren
        Tan sólo de los tuyos, cuanto ellos
        Difieren unos de otros, tanta es
        La semejanza ¿por qué no tocar
        Ser recíprocos entonces unos a otros?
        Mano con mano ajena, labio a labio,
        Sin nada ya negarse, por qué no
        Pecho contra otro pecho, muslo a muslo
        Juntado, tan extraña auto-indulgencia
        La semejanza genera, que creo,
        Cuando te toco, tocarme a mí misma.
        Beso mis propias manos, y me abrazo
        Y me agradezco a mí misma por ello.
        Me llamo tú a mí misma en el espejo
        Pero ay, si quiero besarte se nublan
        Mis ojos, y el espejo. Esta locura
        Enamorada cura, nuevamente
        Regrésame a mí misma, te lo pido,
        Tú mi mitad, mi todo y mi aún más.
        Supere el escarlata la rojez
        De tus mejillas, venza su blancura
        A la de la galaxia, y tu hermosura
        Impresionante en todas las mujeres
        Produzca envidia, y amor en los hombres,
        Y estén de ti la enfermedad y el cambio
        Tan lejos como están de mí contigo.

      Arriba

      La aparición

        Cuando por tu despecho, ¡oh inmoladora!, esté muerto,
        Y libre te creas ya
        De todos mis asedios,
        Vendrá entonces mi espectro hasta tu lecho
        Y a ti, vestal farsante, en peores brazos hallará.
        Parpadeará entonces tu enfermiza llama,
        Y aquel, tu entonces dueño, fatigado ya,
        Si te mueves, o intentas despertarlo con pellizcos, pensará
        Que pides más,
        Y en sueño simulado te rehuirá,
        Y entonces, álamo tembloroso, menospreciada, abandonada,
        Te bañarás en gélido sudor de azogue,
        Espectro más real que el mío propio.
        Lo que diré no he de decirlo ahora,
        No vaya eso a protegerte. Desvanecido ya mi amor,
        Antes quisiera verte con dolor arrepentida
        Que, por mis amenazas, inocente.

      Arriba

      La prohibición

        Guárdate de quererme.
        Recuerda, al menos, que te lo prohibí.
        No he de ir a reparar mi pródigo derroche
        De aliento y sangre en tus llantos y suspiros,
        Siendo entonces para ti lo que tú has sido para mí.
        Pues goce tan intenso consume al punto nuestra vida.
        Así, a fin de que tu amor frustrarse no pueda por mi muerte,
        Si tú me amas, guárdate de quererme.
        Guárdate de odiarme,
        O de excesivo triunfo en la victoria.
        No es que yo a mí mismo haga justicia,
        Y me resarza del odio con más odio,
        Pues tú el título perderás de conquistador
        Si yo, tu conquista, perezco por tu odio.
        Así, a fin de que mi ser a ti en nada perjudique,
        Si tú me odias, guárdate de odiarme.
        Mas ama y ódiame también.
        Así ambos extremos la función de ninguno cumplirán.
        Ámame para que pueda morir del modo placentero.
        Ódiame, porque tu amor es excesivo para mí,
        O deja que los dos mutuamente, y no a mí, se destruyan.
        Viviré entonces para apoyo y triunfo tuyo.
        Así, para que tú a mí, a tu amor y odio no destruyas,
        Déjame vivir, pero ama y ódiame también.

      Arriba

      La pulga

        Mira esta pulga, y mira cuán pequeño
        Es el favor que tú, cruel, me rehúsas;
        Me picó a mí primero; luego, a ti.
        Y en esta pulga tu sangre y la mía
        Se han confundido; ¿puede declararse
        Que hay en tal hecho pecado, vergüenza,
        O pérdida de la virginidad?
        Pero este insecto disfruta,
        Sin matrimonio, y el muy consentido
        Con nuestras sangres se atiborra. En cambio
        Tal cosa no se nos es permitida a nosotros.
        Detente, no la mates salva nuestras
        Tres vidas perdonando a este insectillo,
        En quien nosotros casi nos casamos:
        Sirva esta pulga de lecho nupcial, sea templo
        De nuestras bodas, por mucho que gruñan
        Tus padres y tú, ya ha sido consumado
        Adentro de este insecto nuestra unión.
        Por más que matarme, mi amor, acostumbres,
        No añadas suicidio a ese crimen,
        Ni sacrilegio, tres faltas en una.
        Cruel, despiadada, ¿has manchado tus manos
        Con sangre inocente? ¿Qué culpa
        Puede esta pulga haber tenido, excepto
        La gota que sustrajo de tus venas?
        Pero sobreviviste al robo, y me señalas
        Que tú ni yo menos vivos estamos;
        Ello es verdad: ¿no te parece entonces
        Que falsos son tus miedos?, si te entregas
        A mí tanto honor perderás como vida
        Con la picada de pulga perdiste.

      Arriba

      La salida del sol

        Viejo estúpido y rebelde, atareado Sol,
        ¿Por qué en esa forma
        A través de ventanas y cortinas nos visitas?
        ¿Deben apresurar tus movimientos las estaciones de los amantes?
        Descarado, pedante miserable, ve y engaña
        A los escolares rezagados, a los huraños principiantes,
        Ve y diles a los cazadores de la Corte que el Rey cabalgará,
        Diles a las hormigas del campo que inicien su cosecha;
        El amor, de todos modos, no sabe de estaciones, ni tampoco de clima,
        Ni de horas, días o meses, esos andrajos del tiempo.
        ¿Tan fuertes y temidos imaginas tus rayos?
        Yo podría eclipsarlos y nublarlos con un guiño,
        Pero así perdería demasiado tiempo sin verla:
        Si sus ojos no han cegado los tuyos,
        Mira, y mañana, al caer la tarde, dime,
        Si las Indias de minas y de especias
        Están en su justo sitio o yacen aquí, conmigo,
        Pregunta por los Reyes que ayer viste
        Y habrás de escuchar: el Universo yace aquí en un mismo lecho.
        Ella es todos los Estados y yo todos los Príncipes,
        Nada más existe.
        Príncipes hay pero nos engañan; reflexiona sobre esto:
        Todo honor es teatro, toda riqueza alquimia.
        Tú, Sol, arte a medias, serías tan feliz como nosotros
        Si en tal forma se redujera el mundo;
        Tu edad pide reposo, y ya que tu deber es
        Calentar el mundo, en nosotros ese deber lo cumples, nos calientas.
        Brilla aquí por nosotros, y tu arte reinará en todas partes;
        Este lecho es tu centro, estas paredes tu esfera.

      Arriba

      Los buenos días

        ¿Qué hicimos, a fe mía, hasta el instante de amarnos?
        ¿Apenas habíamos empezado a vivir hasta entonces?
        ¿Absorbíamos puerilmente los placeres encendidos del campo?
        ¿O roncábamos en la cueva de los siete durmientes?
        Así fue; pero eran fantasías todos esos placeres.
        Siempre que descubría alguna belleza
        Y la deseaba, eras tú a la que anhelaba en mis sueños.
        Y ahora buenos días a nuestras almas que despiertan,
        Que se observan una a otra no sin miedo;
        Por amor todo amor sobre otras miradas prevalece,
        Y construye un pequeño refugio en cualquier parte.
        Que los descubridores de mares visiten nuevos mundos,
        Que mundos sobre mundos a otros los mapas les enseñen,
        Déjennos conquistar un mundo;
        Cada uno posee el suyo, y es sólo uno.
        Mi rostro en tus ojos, en los míos el tuyo,
        En los rostros descansan los fieles corazones;
        ¿Dónde podríamos encontrar dos hemisferios tan perfectos
        Sin el Norte glacial, sin el agonizante ocaso?
        Aquello que muere no está debidamente amalgamado;
        Si son nuestros amores uno, o si nos amamos
        Sin desmayo, de ningún modo moriremos.

      Arriba

      Por quién doblan las campanas (fragmento)

        ¿Quién no echa una mirada al sol cuando atardece?
        ¿Quién quita sus ojos del cometa cuando estalla?
        ¿Quién no presta oídos a una campana cuando por algún hecho tañe?
        ¿Quién puede desoír esa campana cuya música lo traslada fuera de este mundo?
        Ningún hombre es una isla entera por sí mismo.
        Cada hombre es una pieza del continente, una parte del todo.
        Si el mar se lleva una porción de tierra, toda Europa queda disminuida,
        Como si fuera un promontorio o la casa de uno de tus amigos o la tuya propia.
        Ninguna persona es una isla; la muerte de cualquiera me afecta porque me encuentro unido a toda la humanidad;
        Por eso, nunca preguntes por quién doblan las campanas; doblan por ti.

      Arriba

      Seducción

        Ven a vivir conmigo, y sé mi amor,
        Y nuevos placeres probaremos
        De doradas arenas, y arroyos cristalinos;
        Con sedales de seda, con anzuelos de plata.
        Discurrirá entonces el río susurrante
        Más que por el sol, por tus ojos calentado,
        Y allí se quedarán los peces enamorados,
        Suplicando que a sí puedan revelarse.
        Cuando tú en ese baño de vida nades,
        Los peces todos de todos los canales
        Hacia ti amorosamente nadarán,
        Más felices de alcanzarte, que tú a ellos.

      Arriba

      Si los venenosos minerales, y si este árbol

        Si los venenosos minerales, y si este árbol,
        Cuyo fruto trajo la muerte a los inmortales,
        Si las cabras lascivas, si las serpientes envidiosas
        No pueden ser condenadas, ay, ¿por qué lo seré yo?
        ¿Por qué la voluntad o la razón, que son parte de mí,
        Harán que un mismo pecado sea en mí más abyecto?
        Y si es fácil la gloria y la piedad para Dios,
        ¿Por qué su cólera severa me querrá amenazar?
        Pero, ¿quién soy yo, Dios mío, para discutir
        Contigo? Haz de tu sangre, la única elevada,
        Y de mis lágrimas, un celestial Leteo
        Y ahoga en él la negra memoria de mi culpa.
        Otros claman y piden que también los recuerdes.
        Yo preferiría la misericordia que supone tu olvido.

      Arriba


Autores desconocidos


Seguidores


Indice autores conocidos

   Acuña, Manuel
   Alberti, Rafael
   Aldington, Richard
   Almagro, Ramón de
   Altolaguirre, Manuel
   Arteche, Miguel
   Baudelaire, Charles
   Beckett, Samuel
   Bécquer, Gustavo Adolfo
   Belli, Gioconda
   Benedetti, Mario - Parte I
   Benedetti, Mario - Parte II
   Bernárdez, Francisco Luis
   Blake, William
   Blanco, Andrés Eloy
   Bonnet, Piedad
   Borges, Jorge Luis
   Bosquet, Alain
   Bridges, Robert
   Browning, Robert
   Buesa, José Ángel
   Bukowski, Charles
   Camín, Alfonso
   Campoamor, Ramón de
   Castellanos, Rosario
   Celaya, Gabriel
   Cernuda, Luis
   Cortázar, Julio
   Cuesta, Jorge
   Darío, Rubén
   De Burgos, Julia
   De la Cruz, Sor Juana Inés
   Debravo, Jorge
   Delmar, Meira
   Díaz Mirón, Salvador
   Dickinson, Emily
   Donne, John
   Douglas, Keith
   Eguren, José María
   Espronceda, José de
   Ferrer, Marcelo D.
   Flores, Manuel
   Flórez, Julio
   Frost, Robert
   Gala, Antonio
   García Lorca, Federico
   Gelman, Juan
   Girondo, Oliverio
   Gómez Jattin, Raúl
   Gómez de Avellaneda, Gertrudis
   González, Ángel
   González Martínez, Enrique
   Guillén, Nicolás
   Gutiérrez Nájera, Manuel
   Hernández, Miguel
   Hesse, Hermann
   Hierro, José
   Hugo, Víctor
   Huidobro, Vicente
   Ibarbourou, Juana de
   Isaacs, Jorge
   Jiménez, Juan Ramón
   Joyce, James
   Keats, John
   Larkin, Philip
   Leopardi, Giacomo
   Lloréns Torres, Luis
   Lord Byron, George Gordon
   Lowell, Amy
   Loynaz, Dulce María
   Machado, Antonio
   Marchena, Julián
   Martí, José
   Milton, John
   Mistral, Gabriela
   Mitre, Eduardo
   Neruda, Pablo - Parte I
   Neruda, Pablo - Parte II
   Neruda, Pablo - Parte III
   Nervo, Amado - Parte I
   Nervo, Amado - Parte II
   Novo, Salvador
   Obligado, Pedro Miguel
   Otero, Blas de
   Owen, Gilberto
   Pacheco, José Emilio
   Palés Matos, Luis
   Parra, Nicanor
   Paz, Octavio - Parte I
   Paz, Octavio - Parte II
   Pedroni, José
   Pellicer, Carlos
   Pessoa, Fernando
   Pizarnik, Alejandra
   Plá, Josefina
   Poe, Edgar Allan
   Pombo, Rafael
   Raine, Kathleen
   Rébora, Marilina
   Reyes Ochoa, Alfonso
   Rimbaud, Arthur
   Rojas, Gonzalo
   Rojas, Jorge
   Romero, Elvio
   Ruy Sánchez, Alberto
   Sabines, Jaime
   Salinas, Pedro
   Santos Chocano, José
   Shakespeare, William
   Shelley, Percy Bysshe
   Silva, José Asunción
   Storni, Alfonsina
   Swann, Matilde Alba
   Symons, Julian
   Teillier, Jorge
   Tennyson, Alfred
   Thomas, Dylan
   Torres Bodet, Jaime
   Unamuno, Miguel de
   Urbina, Luis G.
   Vallejo, César
   Verlaine, Paul
   Villaurrutia, Xavier
   Whitman, Walt
   Wilde, Óscar
   Wordsworth, William
   Yeats, William Butler
   Zaid, Gabriel
   Zorrilla, José
   Zorrilla de San Martín, Juan


Otros enlaces

   Webs amigas

Visitas recibidas

.
Grandes poetas famosos | Great famous poets | Contacto: Monika Lekanda