.
.
    Información biográfica

  1. Anochecer en la aldea
  2. De noche (fragmento)
  3. Demian (fragmento)
  4. Días del destino (fragmento)
  5. Enseñanza
  6. Esbozos
  7. Hoja marchitada (fragmento)
  8. Huida de la juventud
  9. Lamento
  10. Letras
  11. Libros
  12. Lobo estepario
  13. Reflexión
  14. Siddharta (fragmento)
  15. Vida de una flor




    Información biográfica

      Nombre: Hermann Hesse
      Lugar y fecha nacimiento: Calw, Württemberg (Alemania), 2 de julio de 1877
      Lugar y fecha defunción: Montagnola (Suiza), 9 de agosto de 1962 (85 años)

    Arriba

      Anochecer en la aldea

        Entra el pastor con sus ovejas
        Por callejuelas silenciosas,
        Dormir desean las casuchas
        Y cabecean en la sombra.
        Entre los muros donde estoy
        Me siento solo y extranjero,
        Mi corazón apura el cáliz
        De mi dolor con pesadumbre.

        Donde el camino me llevó
        Siempre una lumbre daba abrigo,
        Pero yo nunca conocí
        Qué son una patria y un hogar.

      Arriba

      De noche (fragmento)

        De noche lentamente andan por el campo las parejas, las mujeres sueltan su pelo, cuenta su dinero el comerciante, los ciudadanos leen con temor las novedades en el diario de la tarde, niños con los pequeños puños cerrados honda y suficientemente duermen. Cada uno hace lo único verdadero, sigue una misión sublime, lactante, ciudadano, parejas: ¿y yo, en cambio, yo no? ¡Sí! También mis nocturnos actos cuyo esclavo soy, no pueden escapar al espíritu del mundo, ellos también tienen sentido. Y voy así, de un lado para otro, bailo íntimamente, susurro tontas canciones callejeras, a Dios alabo y a mí mismo, bebo vino y fantaseo, como si fuera un bajá, siento en los riñones unas molestias, sonrío, bebo más, a mi corazón digo sí (mañana es imposible), tramo a partir de pasados dolores un poema, como jugando, veo rodar la luna y las estrellas, intuyo su sentido, siento como si viajara con ellas, no importa a dónde.

      Arriba

      Demian (fragmento)

        Y me contó la historia de un muchacho enamorado de una estrella. Adoraba a su estrella junto al mar, tendía sus brazos hacia ella, soñaba con ella y le dirigía todos sus pensamientos. Pero sabía, o creía saber, que una estrella no podría ser abrazada por un ser humano. Creía que su destino era amar a una estrella sin esperanza; y sobre esta idea construyó todo un poema vital de renuncia y de sufrimiento silencioso y fiel que habría de purificarle y perfeccionarle. Todos sus sueños se concentraban en la estrella. Una noche estaba de nuevo junto al mar, sobre un acantilado, contemplando la estrella y ardiendo de amor hacia ella. En el momento de mayor pasión dio unos pasos hacia adelante y se lanzó al vacío, a su encuentro. Pero en el instante de tirarse pensó que era imposible y cayó a la playa destrozado. No había sabido amar. Si en el momento de lanzarse hubiera tenido la fuerza de creer firmemente en la realización de su amor, hubiese volado hacia arriba a reunirse con su estrella.

        (...)

        Las cosas que vemos son las mismas cosas que llevamos en nosotros. No hay más realidad que la que tenemos dentro. Por eso la mayoría de los seres humanos viven tan irrealmente; porque creen que las imágenes exteriores son la realidad y no permiten a su propio mundo interior manifestarse. Se puede ser muy feliz así, pero cuando se conoce lo otro, ya no se puede elegir el camino que elige la mayoría.

      Arriba

      Días del destino (fragmento)

        Cuando los tristes días amanecen y fríamente hostil nos mira el mundo, retraída se encuentra tu confianza y totalmente sobre ti descansa. Mas, relegado solamente a ti y por viejas las alegrías lejos, vas divisando nuevos paraísos que a tu creencia se dirigen todos. Como aquello más propio reconoces lo que ayer te pareció hostil y extraño, y con un nuevo nombre denominas tu destino, que libremente aceptas. Y lo que amenazaba sofocarte espíritu respira y es amigo, es para ti un guía, un mensajero que lo más alto enseña y te señala.

      Arriba

      Enseñanza

        Algo más, algo menos, mi querido muchacho,
        Las voces de los hombres son todas un engaño;
        Sólo somos honestos cuando niños,
        Y ya después en el sepulcro.

        Yacemos luego junto a los que nos precedieron,
        Sabios al fin y llenos de fría claridad,
        Y, con huesos blancos, crujir hacemos la verdad,
        Y alguno mentiría, otros preferirían una vez más vivir.

      Arriba

      Esbozos

        El viento del otoño crepita frío entre los juncos secos,
        Envejecidos por el anochecer;
        Aleteando, las cornejas vuelan desde el sauce, tierra adentro.

        Un viejo solitario se detiene un instante en una orilla,
        Siente el viento en sus cabellos, la noche y la nieve que se acercan,
        Desde la orilla en sombras mira la luz enfrente
        Donde entre nubes y lago la línea de la costa más lejana
        Todavía refulge en la cálida luz:
        Áureo más allá, dichoso como el sueño y la poesía.

        La mirada sostiene con firmeza en la fulgurante imagen,
        Piensa en la patria, recuerda sus buenos años,
        Ve palidecer el oro, lo ve extinguirse,
        Se vuelve y, lentamente, se dirige
        Tierra adentro desde aquel sauce.

      Arriba

      Hoja marchitada (fragmento)

        Cada flor tiende a ser fruto, cada mañana tiende a convertirse en noche, nada hay eterno en esta tierra, excepto el cambio o la huida. También el verano más hermoso quiere sentir alguna vez el otoño y lo marchito. Permanece, hoja, quieta y con paciencia, si intenta el rapto alguna vez el viento. Juega tu juego sin nunca defenderte, deja que tranquilamente ocurra, y por el viento que te arranca déjate soplar hacia tu casa.

      Arriba

      Huida de la juventud

        El estío, cansado, inclina la cabeza
        Para verse surgir, amarillo, del lago.
        Hago mi camino cansado y polvoriento
        Por las alamedas en penumbra.
        El viento titubea y corre entre los álamos.
        A mis espaldas, el cielo empieza a enrojecer.
        Delante de mí tengo el miedo de la noche.
        Y crepúsculo. Y muerte.

        Hago mi camino cansado y polvoriento,
        Y detenida y dudosa queda tras de mí
        La juventud, que baja su hermosa cabeza
        Y se niega a acompañarme.

      Arriba

      Lamento

        El ser no nos ha sido dado. Somos un río solo
        Y dócilmente en toda forma confluimos:
        Tanto la noche como el día, catedral o caverna,
        Todo lo atravesamos, pues nos arrastra la sed por existir.

        Así llenamos forma tras forma sin descanso,
        Y ninguna llega a ser patria, ni dicha, ni necesidad,
        Siempre de viaje, huéspedes para siempre,
        No nos llaman el campo ni el arado, tampoco crece el pan para nosotros.

        Desconocemos lo que Dios piensa de los hombres.
        Él juega con nosotros, somos arcilla entre sus manos,
        Enmudecida y maleable, ni ríe ni solloza,
        Es realmente dúctil, pero tampoco se calcinará.

        ¡Ser convertido en piedra alguna vez!
        Siempre viva por ello está nuestra nostalgia,
        Mas también queda siempre un temeroso escalofrío
        Y nunca se hace pausa en nuestro sendero.

      Arriba

      Letras

        En ocasiones solemos coger la pluma
        Y escribimos sobre una hoja en blanco,
        Signos que dicen esto y aquello: todos los conocen,
        Es un juego que tiene sus reglas.
        Si viniera, en cambio, algún salvaje o loco,
        Y, curioso observador, acercase sus ojos a
        Una de esas hojas con su campo rúnico,
        Otra imagen del mundo -extraña- ahí observaría.

        Acaso un salón de mágicos retratos;
        Vería la A y la B como un hombre o animal
        Moverse, como los ojos, cabellos y miembros,
        Allí pensativos, impulsados aquí por el instinto;
        Leería como en la nieve las huellas de las cornejas,
        Correría, reposaría, sufriría y volaría con ellas
        Y vería trasguear entre los signos negros, fijos,
        O deslizarse entre los breves trazos,
        De cualquier creación las posibilidades.

        Vería arder el amor, el dolor contraerse,
        Y se admiraría, reiría, lloraría, temblaría,
        Pues tras las mejillas de aquella escritura
        El mundo entero, con su ciego impulso,
        Pequeño se le antojaría, embrujado, exiliado
        Entre los signos que, con rígida marcha,
        Avanzan prisioneros y tanto se asemejan
        Que impulso vital y muerte, deseos y pesares,
        Fraternizan hasta hacerse indiscernibles

        Gritos de intolerable angustia lanzaría
        Finalmente el salvaje, atizaría el fuego y,
        Entre golpes de frente y letanías,
        La blanca hoja entregaría a las llamas.
        Luego, tal vez adormilado, sentiría
        Cómo ese no-mundo, ese espejismo
        Insoportable lentamente retorna
        A lo nunca-sido, al ningún-lado,
        Y suspiraría, sonreiría, sanaría.

      Arriba

      Libros

        Ninguno de los libros de este mundo
        Te aportará la felicidad,
        Pero secretamente te devuelven
        A ti mismo.
        Allí está todo lo que necesitas,
        Sol, luna y estrellas,
        Pues la luz que reclamas
        Habita en tu interior.

        Ese saber que tú tanto buscaste
        Por bibliotecas resplandece
        Desde todas las lágrimas,
        Puesto que ese libro es tuyo ahora.

      Arriba

      Lobo estepario

        Yo, lobo estepario, troto y troto,
        La nieve cubre el mundo,
        El cuervo aletea desde el abedul,
        Pero nunca una liebre, nunca un ciervo.

        ¡Amo tanto a los ciervos!
        ¡Ah, si encontrase alguno!
        Lo apresaría entre mis dientes y mis patas,
        Eso es lo más hermoso que imagino.
        Para los afectivos tendría buen corazón,
        Devoraría hasta el fondo de sus tiernos perniles,
        Bebería hasta hartarme de su sangre rojiza,
        Y luego aullaría toda la noche, solitario.

        Hasta con una liebre me conformaría.
        El sabor de su cálida carne es tan dulce de noche.
        ¿Acaso todo, todo lo que pueda alegrar
        Una pizca la vida está lejos de mí?
        El pelo de mi cola tiene ya un color gris,
        Apenas puedo ver con cierta claridad,
        Y hace años que murió mi compañera.

        Ahora troto y sueño con ciervos,
        Troto y sueño con liebres,
        Oigo soplar el viento en noches invernales,
        Calmo con nieve mi garganta ardiente,
        Llevo al diablo hasta mi pobre alma.

      Arriba

      Reflexión

        Divino es -y eterno- el Espíritu.
        Hacia él, cuya imagen e instrumento somos,
        Conduce nuestro camino, y es nuestro entrañable anhelo
        Llegar a ser como él, fulgurar con su luz.

        Mas del barro y mortales nacimos
        E inerte pesa en nosotros -criaturas- la gravedad.
        Aunque amor y cuidados maternales nos brinde natura,
        Y la tierra nos nutra y sea cuna y tumba,
        La paz no nos otorga;
        Paternal y próvida, deshace
        La chispa del Espíritu inmortal
        De natura el amoroso encanto:
        Hace hombre al niño, diluye la inocencia
        Y nos despierta a la lucha y la conciencia.

        Así, entre padre y madre,
        Así, entre cuerpo y espíritu,
        Vacila el hijo más frágil de la Creación:
        El hombre de alma temerosa, pero capaz de lo más
        Sublime: un amor más fiel y esperanzado.

        Arduo es su camino, la muerte y el pecado lo alimentan,
        Se extravía con frecuencia en las tinieblas
        Y más le valdría a veces no haber sido creado.
        Eternamente fulge, sin embargo,
        Sobre él su misión y su destino: la luz, el Espíritu.
        Y sentimos que es a él, desamparado,
        A quien ama el Eterno especialmente.
        Por ello nos es posible amar,
        Erráticos hermanos, aún en la discordia.

        Y ni condenas ni odios,
        Sino amor resignado
        Y amorosa paciencia
        Nos acercan a la meta sagrada.

      Arriba

      Siddharta (fragmento)

        Siddharta.- ¿Cuántos años crees que tiene el más anciano de los samanas, nuestro venerable profesor?
        Govinda.- Quizá tenga unos sesenta.
        Siddharta.- Tiene sesenta años y no ha llegado al nirvana. Tendrá setenta y ochenta años, como tú y yo los tendremos, y seguiremos con los ejercicios y ayunaremos y meditaremos. Pero nunca llegaremos al nirvana. Ni él, ni nosotros. Govinda, creo que seguramente ni uno de todos los samanas llegará al nirvana. Ni uno. Encontramos consuelo, alcanzamos la narcosis, aprendemos artes para engañarnos. Pero lo esencial, el camino de los caminos, éste no lo hallaremos.

      Arriba

      Vida de una flor

        Por la verde ronda de hojas ya se asoma
        Con temor infantil, y apenas mirar osa;
        Siente las ondas de luz que la cobijan,
        Y el azul incomprensible del cielo y del verano.
        Luz, viento y mariposas la cortejan; abre,
        Con la primera sonrisa, su ansioso corazón
        Hacia la vida, y aprende a entregarse,
        Como todo ser joven, a los sueños.

        Mas ahora ríe toda, arden sus colores
        Y en su cáliz asoma ya el dorado polen;
        Aprende a sentir el calor del mediodía
        Y, agotada, se inclina al lecho de hojas por la tarde.

        Labios de mujer madura con sus bordes,
        Donde las líneas tiemblan por la edad ya presentida.
        Cálida florece al fin su risa, en cuyo fondo
        Amarga caducidad y hastío anidan.

        Pero ya se ajan y reducen los pétalos,
        Ya cuelgan pesadamente sobre las semillas.
        Palidecen los colores como espectros: el gran
        Secreto envuelve ya a la moribunda.

      Arriba


Autores desconocidos


Seguidores


Indice autores conocidos

   Acuña, Manuel
   Alberti, Rafael
   Aldington, Richard
   Almagro, Ramón de
   Altolaguirre, Manuel
   Arteche, Miguel
   Baudelaire, Charles
   Beckett, Samuel
   Bécquer, Gustavo Adolfo
   Belli, Gioconda
   Benedetti, Mario - Parte I
   Benedetti, Mario - Parte II
   Bernárdez, Francisco Luis
   Blake, William
   Blanco, Andrés Eloy
   Bonnet, Piedad
   Borges, Jorge Luis
   Bosquet, Alain
   Bridges, Robert
   Browning, Robert
   Buesa, José Ángel
   Bukowski, Charles
   Camín, Alfonso
   Campoamor, Ramón de
   Castellanos, Rosario
   Celaya, Gabriel
   Cernuda, Luis
   Cortázar, Julio
   Cuesta, Jorge
   Darío, Rubén
   De Burgos, Julia
   De la Cruz, Sor Juana Inés
   Debravo, Jorge
   Delmar, Meira
   Díaz Mirón, Salvador
   Dickinson, Emily
   Donne, John
   Douglas, Keith
   Eguren, José María
   Espronceda, José de
   Ferrer, Marcelo D.
   Flores, Manuel
   Flórez, Julio
   Frost, Robert
   Gala, Antonio
   García Lorca, Federico
   Gelman, Juan
   Girondo, Oliverio
   Gómez Jattin, Raúl
   Gómez de Avellaneda, Gertrudis
   González, Ángel
   González Martínez, Enrique
   Guillén, Nicolás
   Gutiérrez Nájera, Manuel
   Hernández, Miguel
   Hesse, Hermann
   Hierro, José
   Hugo, Víctor
   Huidobro, Vicente
   Ibarbourou, Juana de
   Isaacs, Jorge
   Jiménez, Juan Ramón
   Joyce, James
   Keats, John
   Larkin, Philip
   Leopardi, Giacomo
   Lloréns Torres, Luis
   Lord Byron, George Gordon
   Lowell, Amy
   Loynaz, Dulce María
   Machado, Antonio
   Marchena, Julián
   Martí, José
   Milton, John
   Mistral, Gabriela
   Mitre, Eduardo
   Neruda, Pablo - Parte I
   Neruda, Pablo - Parte II
   Neruda, Pablo - Parte III
   Nervo, Amado - Parte I
   Nervo, Amado - Parte II
   Novo, Salvador
   Obligado, Pedro Miguel
   Otero, Blas de
   Owen, Gilberto
   Pacheco, José Emilio
   Palés Matos, Luis
   Parra, Nicanor
   Paz, Octavio - Parte I
   Paz, Octavio - Parte II
   Pedroni, José
   Pellicer, Carlos
   Pessoa, Fernando
   Pizarnik, Alejandra
   Plá, Josefina
   Poe, Edgar Allan
   Pombo, Rafael
   Raine, Kathleen
   Rébora, Marilina
   Reyes Ochoa, Alfonso
   Rimbaud, Arthur
   Rojas, Gonzalo
   Rojas, Jorge
   Romero, Elvio
   Ruy Sánchez, Alberto
   Sabines, Jaime
   Salinas, Pedro
   Santos Chocano, José
   Shakespeare, William
   Shelley, Percy Bysshe
   Silva, José Asunción
   Storni, Alfonsina
   Swann, Matilde Alba
   Symons, Julian
   Teillier, Jorge
   Tennyson, Alfred
   Thomas, Dylan
   Torres Bodet, Jaime
   Unamuno, Miguel de
   Urbina, Luis G.
   Vallejo, César
   Verlaine, Paul
   Villaurrutia, Xavier
   Whitman, Walt
   Wilde, Óscar
   Wordsworth, William
   Yeats, William Butler
   Zaid, Gabriel
   Zorrilla, José
   Zorrilla de San Martín, Juan


Otros enlaces

   Webs amigas

Visitas recibidas

.
Grandes poetas famosos | Great famous poets | Contacto: Monika Lekanda